Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Que se oiga nuestra voz

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 28 de enero de 2006, 22:07 h (CET)
El Partido Popular, una vez dada por zanjada la crisis –más mediática que real- abierta por el amago de dimisión anunciado por Josep Piqué, ha presentado ante los medios de comunicación su iniciativa para, siguiendo la vía del artículo 92 de la Constitución Española de 1978, instar al Presidente del Gobierno a convocar un referéndum en todo el territorio nacional, de forma que toda la ciudadanía pueda expresar su opinión. La pregunta que plantea el PP, bajo el lema “Todos tenemos derecho a opinar”, es la siguiente: “¿Considera conveniente que España siga siendo una única Nación en la que todos sus ciudadanos sean iguales en derechos, obligaciones, así como en el acceso a las prestaciones públicas?"

Mariano Rajoy ha pedido el apoyo de “millones” de españoles. Lo que pretende el PP con esta iniciativa es implicar a la sociedad civil en los graves acontecimientos que están teniendo lugar en nuestro país. Es decir, bajar a la calle. Y tienen razón. Porque digo yo que algo tendremos que opinar los españoles sobre el proceso constituyente al que nos lleva el gobierno ¿no?

Decir que el Estatuto de Cataluña no supone una reforma constitucional encubierta o que los Estatutos los tienen que refrendar los ciudadanos de la comunidad autónoma en cuestión no pasa de ser una mera tomadura de pelo. ¿Acaso no cambia el Estatuto los cimientos sobre los que se ha asentado el pacto constitucional? ¿Y pretenden que nos quedemos callados viendo venir esta “segunda transición”? ¿Tenemos acaso que asistir en silencio al desmembramiento del Estado y de la Nación Española?

La iniciativa, pese a lo afirmado por el químico señor Rubalcaba, es perfectamente constitucional. ¿Qué depende de la aprobación del parlamento y del visto bueno del Presidente? Por supuesto. Pero todos los españoles sabemos que Zapatero se comprometió en su día a no gobernar jamás en contra de la opinión de la ciudadanía. ¿Recuerdan? Eran las épocas del “no a la guerra”. Pero al PSOE no le ha hecho ninguna gracia la idea de preguntar a los españoles. ¿En qué me baso? Pues está claro: en la reacción histérica del portavoz del grupo parlamentario socialista. Sólo esa reacción ya nos da una idea del acierto del PP y de las intenciones socialistas.

Uno de los argumentos que aducen los contrarios a esta iniciativa es que aún no conocemos el texto definitivo del acuerdo. ¿Y qué? De entrada tenemos un acuerdo al que han llegado dos personas, sin consultar con el resto de presidentes de Comunidades Autónomas. Tenemos un acuerdo alcanzado en la oscuridad de la noche, en secreto, o sea, al modo ZP. Tenemos a un PSOE intentando imponernos una España muy distinta a la que habíamos conocido hasta ahora. Tenemos un acuerdo que otorga a Cataluña competencias exclusivas del Estado. Y tenemos un acuerdo en el que se denomina nación a Cataluña en el preámbulo. Y, por favor, no nos vengan con rollos tipo “el preámbulo no tiene importancia”, porque es otra mentira más. Supongo yo que los defensores de este argumento –algunos situados en el espectro del centro derecha- será que están esperando a la liquidación real de la Nación española para ponerse a protestar. Firmarán “en disconformidad” sobre la lápida.

Otros nos cuentan que esta iniciativa supone renunciar a la “vía parlamentaria”. ¿Por qué? ¿Es que acaso en España hay que elegir entre una vía u otra?¿No son ambas perfectamente compatibles y democráticas? ¿Es que los ciudadanos somos tan idiotas que sólo los políticos saben lo que nos conviene? Peregrino argumento de quién quiere quedar bien con el poder…

Bueno, que al PSOE no le ha hecho ninguna gracia la ocurrencia del PP de consultar con la ciudadanía, ya lo habíamos mencionado. Y cuando el PP recoja los millones y millones de firmas ¿qué dirán? ¿Qué no valen? ¿Qué no es democrático escuchar a los ciudadanos? Si el PSOE está tan seguro de que la gran mayoría de ciudadanos apoya su “segunda transición” y su negociación del Zapatuto, ¿por qué tienen miedo a que se pronuncien los españoles? ¿Por qué tienen miedo a que nos expresemos? Pero, ¿no estaba el PP tan solito y aislado? ¿O va a ser una soledad acompañada por millones y millones de españoles de toda condición? ¿No será porque ellos mismos saben que están reformando encubiertamente la Constitución y engañando a la ciudadanía?

Yo, desde luego, lo tengo claro. Quiero opinar. A mí que me digan dónde hay que firmar.

Noticias relacionadas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf

Degeneración frente a regeneración

Aquellos polvos trajeron estos lodos y no va a ser fácil que la corriente se lleve toda esa ‘porquería’ social y política

Yihadismo que no cesa

Parece que estamos entrando en una nueva etapa de la historia europea

Muchas personas mayores, pero pocas personas sabias

Sólo la actitud que se tiene al ir entrando en años define cuanta plenitud de vida posee una persona de edad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris