Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Nuevos aires estatutarios

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 27 de enero de 2006, 04:46 h (CET)
Soplan nuevos aires en el mundo de los estatutos -sobre todo en el catalán- y los crispadores de oficio se van quedando sin argumentos para martirizarnos a todas horas con la desmembración de esa España que algunos quisieran seguir viendo “una, grande y libre”, como el grito de rigor del Movimiento dictatorial. Está claro que el Estatut que saldrá de la carrera de San Jerónimo no será el mismo que llegó desde Barcelona. Precisamente ese es uno de los trabajos de los políticos: dialogar y hacer que las leyes -no olvidemos que el Estatut es una ley orgánica- se adapten al modelo constitucional. Pero si a alguien le quedan dudas sobre la constitucionalidad del mismo tiene al Tribunal Constitucional, garante de nuestra legislación, para acudir y dejarse ya de llamadas al séptimo de caballería para que arrasen a los indios periféricos, con todo mi respeto para indios, catalanes y otros habitantes de la periferia.

Se ha discutido mucho, desgastándolas y sacándolas de contexto, sobre las palabras nación, nacionalidad y financiación. Nacionalidad es un término que viene inscrito desde 1978 en la Constitución española -quizás por ello ya entonces no les gustaba esta Constitución a algunos de los actuales dirigentes del Partido Popular-, pero es que hay otras autonomías, entre ellas algunas del PP, que también utilizan esta terminología en sus estatutos autónomos sin que pase nada ni se desmiembre España.

En cuanto a la financiación, que es donde reside el meollo de la cuestión, tan sólo hay que acercarse a las hemerotecas para ver como el PP, cual San Pedro redivivo, niega no por tres si no por trescientas veces aquello que ellos mismo pedían mientras eran gobierno.

El 8 de Febrero de 2001 Eduardo Zaplana, miembro de la actual guardia pretoriana de Rajoy, presentaba el libro “El acierto de España” firmado por él y escrito, según dicen en medios periodísticos valencianos, por un “negro” afín. En la presentación estuvo arropado por la plana mayor del PP e incluso seis ministros del Gobierno Aznar acudieron al acto. En ese libro el actual vocero del PP en las Cortes abogaba por la cesión de impuesto a las autonomías y, también, por una parte del IVA minorista, reclamando que la cesión del IRPF llegara al 50 %. Así mismo pedía la creación de una Agencia Tributaria en las autonomías para que estas participasen activamente en “las actividades de gestión, recaudación e inspección de los tributos”.

Pero todavía, ojeando el pasado, se encuentran más perlas. El 16/2/05 Piqué, que tiene la virtud de decir una cosa en Barcelona y otra en Madrid cuando Ángel Acebes le llama a capítulo, presentaba una propuesta de financiación muy parecida a la que ahora han pactado entre el actual Gobierno y CiU, donde también se pedía el establecimiento de una Agencia Tributaria.

Lo que era bueno si venía de su boca es nefasto si lo proponen otros. Eso es, al menos, lo que da a entender el partido de la gaviota que se ve con plomo en las alas y hecha mano de su aparato de “agit-prop” -pieza básica en los viejos partidos totalitarios del comunismo- para seguir mintiendo a los españoles. Rajoy se saca ahora de la chistera un referéndum que él, mejor que nadie, sabe inconstitucional y quiere trasladar la política desde los escaños del legislativo a la marea de las calles, en un intento de sustituir la democracia de los votos por la algarabía callejera. A pesar de todo este ruido mediático dudo que los encargados de las carteras económicas de las CC.AA. gobernadas por el PP se opongas a esta financiación, que también ellos podrán obtener. En Valencia el Conseller de Economía ya hace números con los millones que nos caerán gracias a la negociación de los catalanes.

Desde que perdieron, por su mala gestión y sus mentiras, las elecciones han entrado en una espiral muy peligrosa intentado resucitar otra vez las dos Españas. Machado escribió que una de las dos nos helaría el corazón. Ya sabemos quienes son estos profesionales del frío y las tinieblas. Se amparan bajo las alas protectoras de un ave carroñera y se esconden detrás del manteo de los obispos.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris