Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Relato   Arte   Creaciones  

Retrato de un domingo de septiembre

Un relato bajo la lluvia de otoño
Francisco Castro Guerra
@FranKastroMod
lunes, 10 de septiembre de 2018, 08:30 h (CET)

La mañana parecía haber vestido al cielo de Jueves Santo. Al menos a la parte de cielo que se dejaba ver sobre los tejados pardos. El morado que teñía las nubes recordaba a esos mantos de Nazareno que recorren las calles en solemne silencio procesional. Además, esos crespones que en forma de hilachas iban extendiéndose, sumados a los relámpagos y truenos cada vez más frecuentes, anunciaban, como si de un mojiganga medieval se tratara, que una feroz tormenta otoñal comenzaría de un momento a otro a descargar su fuerza acumulada.


Estuve largo rato observando el hermoso espectáculo de la naturaleza desde la terraza de un pequeño bar, a descubierto, sin más protección que la bóveda gris del cielo. El viento venía cargado del olor a tierra satisfecha, del aroma del musgo volviendo a su hogar en las fachadas, del marcial sonido del ejército del otoño aproximándose para quedarse. Pedí y saboreé otro café ante la mirada extrañada del camarero que se afanaba en recoger las mesas y ponerlas a cubierto. Disfruté del hermoso recital poético que lo envolvía todo.


La gente recorría apresuradamente la plaza, a pesar de ser domingo parecían estar muy ocupados. En realidad temían a la incontenible lluvia que inminentemente iba a empaparlo todo. Temían a la lluvia y huían de ella. Huían de la lluvia al igual que huyen de la vida; de la Vida auténtica.


Prefieren vivir una vida escenificada en un tragicómico escenario, como prefieren ver la lluvia en una pantalla en lugar de sentir su fresca caricia resbalando por su piel.


Yo permanecí inmóvil, la tormenta descargó hasta recargarme de Vida y convertir mi ropa en un amasijo de tejido pegado a mi piel. Volví a casa repleto de vitalidad y poesía.


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Virgen de Fátima

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Lucía García, en vivo dolor descubrió el arte literario

“Disfruta de todo lo que puedas, porque la vida es corta y el tiempo no perdona”

Poeta Iván Uriarte, me obsequió 30 libros

Gran parte de la población tiene negativa opinión sobre los libros

Ilsx ratittes sontt bonitexch

Un poema de Aurora Varela

Daniel Saldaña París, una poética del desgarro

El autor ejecuta una literatura de la conmoción
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris