Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El estatuto ventrílocuo

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 26 de enero de 2006, 03:04 h (CET)
Huntington teorizó en cuatro modelos teóricos de evolución de regímenes diversos para convertirse en democracia: transformación, traspaso, reemplazo e intervención. Desconocemos si entraría alguno -o todos- de estos planteamientos en el actual y anormal proceso de transformación de la democracia española, por lo que, a falta de teorías de futuros, conformémonos con la descriptiva realidad: el Pisuerga y el Llobregat confluyen en torrentera, transformadora de la bodeguilla en timba de tahúres, con las cartas bajo la manga. Deuda histórica al territorio que tanto debe al esfurezo y colaboración del resto, con deudores pobres que no trasnochan, magrugan y no juegan. El bonsay se queda grande comparado con la soberanía popular, ya bajo mínimos. Juridicidad con sentimientos son los cinco ases de corazones, de la partida amañada. La representación legal de la soberanía autonómica catalana recoge sus sentimientos, los tasa y cuantifica: ellos dictaminan que son nación. A las cuatro modelos de Huntington le faltó el de la invención.

Cometido el engañoso invento y con cara de póker, agarran el gran texto al que le deben el cargo. Y la leal y unánime adhesión. Le hacen decir a la Constitución española que 'en su artículo 2 reconoce la realidad nacional de Cataluña en forma de nacionalidad'. Es el Estatuto ventrílocuo, que habla por la Constitución, ¡toma moreno!.

Requeterrepoker de ases, cinco más el comodín: 'se equipara nacionalidad y nación' -lo más y lo plus-. Es la magia del espectáculo. Como el misterio del Guadiana, pero que esta vez no se sabe volverá aparecer para regar a las nuevas tierras deudoras.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris