Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Los detectives de la basura

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
jueves, 26 de enero de 2006, 03:04 h (CET)
El Ayuntamiento de Barcelona ha multado durante el 2005 a 3.500 personas que sacan mal la basura. Es otra de las medidas que se han adoptado para combatir el incivismo, puesto que es frecuente ver bolsas de basura fuera de contenedores que todavía no están llenos. La duda que me surge ante esta noticia es, ¿habrán multado también a las personas cívicas que han tenido que dejar la bolsa fuera debido a que los contenedores de su zona están a rebosar?

No estoy hablando de reciclar, ya que parece que la sociedad española todavía no está muy concienciada sobre este asunto. Hablo de la vieja costumbre de dejar la bolsa en el portal o lanzarla desde un ático, parece mentira pero todavía pasa. Otra pregunta que me he hecho, ésta inevitable, es saber cómo averiguan al dueño de las bolsas que no están dentro del contenedor.

Este es el mejor punto sin duda. Resulta que hay cincuenta 'promotores cívicos' en las calles de Barcelona con un trabajo basura, en el sentido más literal de la palabra. Están al acecho de los ciudadanos incívicos, controlan los horarios a los que tiran la basura y si lo hacen bien o no. A las bolsas que no cumplen con la normativa les colocan una pegatina, rellenan los datos pertinentes y la fotografían. ¿Que parece mentira? Pues todavía hay más.

El segundo paso del proceso es llevar las bolsas a una planta municipal. Allí están los más pringados, los detectives de la basura. Estos, en presencia de los inspectores de turno, proceden a abrir cada bolsa con el objetivo de localizar pistas que lleven a la identidad del ciudadano incívico. Parece difícil, pero todo el mundo tira a la basura la publicidad que nos envía el banco a casa... basta que aparezca en esa maldita bolsa. Pero con eso no es suficiente, hacen falta un mínimo de dos pruebas contra el mismo ciudadano para multarlo con 90 euros. ¿No es poco dinero para tan laborioso trabajo? Ahora puedo hacerme una idea de lo que cobrarán los detectives de la basura, una auténtica mierda.

Después de conocer todo el proceso y analizar el problema, me he dejado llevar por la imaginación. ¿Cómo contratarán a estas personas? Y lo más inquietante: ¿cómo les convencerán para hacer ese trabajo? Seguramente a través de anuncios en prensa captan la atención de la gente que busca trabajo. 'Se busca persona responsable, seria y con paciencia. Salario interesante en función de objetivos. Puesto de trabajo estable y promoción interna asegurada'. Claro, así va todo el mundo y siempre hay algún desesperado.

- ¿De qué trata el trabajo?
- Es sobre investigación social. ¿Estás disponible actualmente?
- Si... pero, ¿qué hay que investigar? No tengo experiencia en eso.
- No importa, nosotros te enseñamos. ¿Eres escrupuloso?
- Bueno, no sé, un poco. ¿Cuánto se cobra?
- El salario mínimo más objetivos. ¿Te interesa el trabajo?
- No estoy seguro, ¿cuál es exactamente mi función?
- ¡Mierda! ¡Tienes que trabajar con la mierda! Abrir las bolsas de basura, comprobar uno a uno los restos y encontrar pruebas contundentes que identifiquen a la persona que la tiró fuera del contenedor. ¿Te interesa o no?
- Vale.

Vamos, que tiene que haber gente para todo. De todos modos, no estoy muy seguro de que abrir las bolsas de basura, ya de por sí anónimas, para buscar al propietario sea legal. Probablemente sí, de lo contrario no lo harían, pero no deja de ser una invasión a la intimidad de las personas, además de producirse un hecho contradictorio e insólito. No se consideran legales en los juicios las pruebas obtenidas por grabaciones telefónicas que identifican a delincuentes en casos de terrorismo, violencia de género y homicidios varios. Eso sí, se puede hurgar en la basura de los ciudadanos para recaudar multas de 90 euros por bolsa. Estamos apañados.

Noticias relacionadas

La tortilla

Cada día surgen a nuestro alrededor –especialmente en los medios- expertos en cocina y en gastronomía

La adolescencia del terrorismo

La adolescencia no es una nación, es una etapa de la vida

Después del drama viene la dura y absurda realidad

“Sólo en un mundo de hombres sinceros es posible la unión” T. Carlyle

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris