Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Papeles perdidos: piedra, papel o tijera

Pelayo López
Pelayo López
miércoles, 25 de enero de 2006, 00:29 h (CET)
Por supuesto, podríamos hablar largo y tendido de los papeles del Archivo de Salamanca, esas cajas que han salido con destino a Cataluña –me pregunto si se hubiese montado el mismo alboroto si esas cajas, en vez de a Cataluña, fuesen a otro punto cualquiera de nuestro país, claro está salvo también al País Vasco- y que, a medio camino, ha retenido la Audiencia Nacional en la caja fuerte ministerial en una decisión que, si se ratifica, sentará un importante precedente en nuestro país, no en vano supondrá la revocación de una Ley parlamentaria. Por supuesto, podríamos hablar de otra situación que guarda algún paralelismo -no por tenue deja de serlo-: el asunto de la convocatoria de Batasuna de una de sus asambleas para este pasado sábado. Nuevamente aquí el papel de la Audiencia Nacional ha sido determinante, ya que ésta ha ordenado la total paralización de cualquier tipo de actividad que tenga o tuviese intención de realizar la ilegalizada formación. Pero lo interesante de esta decisión es que ha seguido su curso judicial sin tener en cuenta, al menos al cien por cien como en otras ocasiones, el itinerario político.

Y con estas dos situaciones confeccionaremos precisamente nuestra pequeña disertación de hoy. Estamos hablando de papeles -en el sentido literal de la palabra, vamos, los de celulosa- y autos judiciales, pero vamos a hacerlos a continuación de papeles mojados y papeles perdidos. Papeles y más papeles, o como decía Groucho Marx subido en aquella curiosa y alocada locomotora: “¡Más madera!, ¡traed más madera!”. Sin embargo, vamos a rebuscar bien porque quizás en la mezcolanza de unos y otros podremos sacar algo en positivo, me explico.

Hemos llegado a un punto en el que la política está tomando unos tintes nada saludables para su imagen, por eso no es de extrañar que la población en general haya adquirido una cierta actitud de pasotismo e indiferencia –que no deja de ser preocupante para otra salud, la democrática, pero eso no debe importarle mucho a quienes les corresponde-. Hemos llegado a un punto en el que el enfrentamiento y la gresca están tan a la orden del día que los políticos parecen haber perdido el rumbo y, por supuesto, los papeles. Enfrentar a policías con policías o provocar el “ruido de sables militar” son sólo dos de los ejemplos más recientes de la situación a la que está derivando la fácil verborrea de ese proceder de insultos entre políticos. Sí, esos mismos políticos que hoy critican esto y mañana lo secundan, que hoy reprochan aquello y mañana lo comparten, que hoy echan en cara lo otro y lo de más allá y mañana lo apoyan. Sí, esos mismos políticos que cada día nos despachan con papeles mojados para los que, sin embargo, la hemeroteca tiene una memoria a prueba del paso del tiempo.

Como les decía antes, no obstante, hay algo que se puede salvar de este hundimiento, y es que, entre tanta agua de borrajas, parece ser que uno de los principales fallos de nuestra sociedad, la falta de diferenciación entre los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, pueda estar encontrando su propia solución, o al menos eso parece. Si bien la independencia de los dos primeros a día de hoy es prácticamente imposible por sistema, parece ser que el tercero en discordia puede estar despertando de su letargo, intentando quebrar los grilletes que lo oprimen y quitarse el dedo que lo elige. Gobierno, ley y justicia. Piedra, papel o tijera.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris