Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

La cigarra y la hormiga

Raúl Tristán

miércoles, 25 de enero de 2006, 00:29 h (CET)
Todos aquellos que provenimos de sistemas educativos o de enseñanza anteriores a las monstruosidades a las que desde hace unos años nos tienen acostumbrados nuestros legisladores, hemos oído hablar, incluso hemos leído y disfrutado con fruición, de las fábulas de Samaniego, Esopo, Fedro, La Fontaine...

Otrora, era costumbre aprender los comportamientos adecuados o inadecuados en la vida a través de las fábulas con sus consabidas “moralejas”, de los cuentos o del refranero popular; de la misma manera metafórica, sencilla y meridiana con la que Jesús instruía a sus discípulos, a través de las parábolas.

Hoy, ea función parece cumplirla, desgraciadamente, la publicidad, de manera que los spots, televisivos fundamentalmente, son los instrumentos que emplea el poder financiero para guiar nuestros gustos, establecer nuestras normas, determinar nuestro comportamiento.

Como les decía, volviendo a retomar a mi viejo amigo La Fontaine, éste nos muestra en su célebre fábula de “La cigarra y la hormiga”, cual debe de ser el camino a seguir para sobrevivir y alcanzar el éxito: el trabajo duro, la previsión, el orden, ... reproduzco aquí la fábula para aquellos posibles lectores jóvenes, que de la misma sólo conozcan el título, o aún ni eso:

Cantó la cigarra durante todo el verano, retozó y descansó, y se ufanó de su arte, y al llegar el invierno se encontró sin nada: ni una mosca, ni un gusano.
Fue entonces a llorar su hambre a la hormiga vecina, pidiéndole que le prestara de su grano hasta la llegada de la próxima estación.
- Te pagaré la deuda con sus intereses; - le dijo - antes de la cosecha, te doy mi palabra.
Mas la hormiga no es nada generosa, y este es su menor defecto. Y le preguntó a la cigarra:
- ¿ Qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y bello ?
- Cantaba noche y día libremente - respondió la despreocupada cigarra.
- ¿ Conque cantabas ? ¡ Me gusta tu frescura ! Pues entonces ponte ahora a bailar, amiga mía.

No pases tu tiempo dedicado sólo al placer. Trabaja, y guarda de tu cosecha para los momentos de escasez.

El caso es que, y a este punto es al que realmente quería llegar, no sé si se habrán fijado en un anuncio de televisión, de una conocida marca de coches, en el que aparecen dos jóvenes. Del primero, se dice que pasó su tiempo estudiando, luego entró a trabajar en una multinacional, sacrificándose, trabajando duro, para al final conseguir comprarse el coche de sus sueños. Del segundo, se dice que, mientras el anterior se dejaba los sesos y la piel en el camino, éste se dedicaba a vivir la vida, de concierto en concierto y etc... pero, y esto es lo peor, que se quiso comprar su soñado coche... y lo hizo también, pues el anuncio exhorta de forma muy clara: cómpratelo ahora y no te preocupes de cómo lo vas a pagar.

La fábula de la cigarra y la hormiga... al revés. El mundo cabeza abajo. Esto es lo que estamos enseñando a las generaciones que siguen nuestros pasos...

Lo triste de la historia, es que en http://www.seat.es/campaigns/ibiza/fabula/main.html pueden verlo, se regodean de lo que les cuento.

Noticias relacionadas

El tramabús

Parece que se ha convertido ya en un deporte nacional pasear en bus por las calles los graves problemas que cada vez agobian más a la sociedad española

Desmanes de ‘Pablemos’ y su barragana

¿Se imaginan ustedes lo que haría esta tropa con los medios de comunicación y con quienes disienten de ellos si llegaran a tocar poder?

El legado de Cervantes

Aunque murió en la pobreza fue el creador de la novela

Rajoy y el Tribunal de cuentas también deben dimitir, aunque esa no sea la Esperanza

Rajoy debe dimitir, como lo ha hecho Esperanza Aguirre. Aunque no sea culpable de nada. Por omisión, por negligencia, por no enterarse de lo que uno debe enterarse, también se debe dimitir

Lluis Llach amenaza al funcionariado díscolo con la transitoriedad

“Las malas leyes son la peor especie de tiranía” E. Burke
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris