Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Mensajes de Amor y de Misericordia

J. Martínez, Girona
Lectores
@DiarioSigloXXI
miércoles, 5 de septiembre de 2018, 12:07 h (CET)

En estos tiempos se oye con mucha frecuencia hablar de los “mensajes de Amor y de Misericordia” que el Señor quiere hacer presente en nuestras vidas. Y rara es la semana, o incluso el día, me atrevería a decir, que el Papa no nos los recuerda a la Iglesia entera, para que todos podamos enfrentarnos, con nuevo ánimo y confiados en el Amor de Dios, a las situaciones complicadas y difíciles que se nos presentan cuando queremos manifestar y proclamar nuestra Fe.



¿Entendemos bien esos “mensajes”? ¿Nos dan la fuerza y el aliento que necesitamos para ser “testimonios vivos” de nuestra fe en Jesucristo? ¿Nos transmiten la confianza y la cercanía que el Señor anhela que vivamos con Él?


Al comprobar el actuar día a día de tantos cristianos tengo mis dudas de que esos mensajes lleguen a tantos corazones como el mismo Papa desearía. ¿Por qué?



Para que podamos entender bien esos mensajes, me parece que valdría la pena que también se recordase con frecuencia otros mensajes que Jesús nos ha invitado a vivir y que abren el camino a nuestro corazón y a nuestra inteligencia para que podamos apreciar más y mejor el sentido del Amor y de la Misericordia.



El primero lo señalan los evangelistas con estas palabras: “Desde entonces comenzó Jesús a predicar y decir: “Haced penitencia, pues el reino de los cielos está al llegar” (Mt 4, 17); “Después de haber sido Juan apresado, marchó Jesús a Galilea, predicando el evangelio de Dios, y decía: “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios está cerca. Convertíos y creed el Evangelio” (Mc. 114-15).



El segundo lo recoge san Juan en estos términos: “Como me envió el Padre, así os envío Yo. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, le son perdonados, a quienes se los retengáis, les son retenidos” (Jn 20, 23). Y Lucas escribe estas palabras de Jesús: “Así está escrito que el Cristo debía padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día, y en su nombre había de predicarse la penitencia para la remisión de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén” (24, 46-47).


Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris