Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Brokeback Mountain': los puentes de Idaho

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 1 de marzo de 2006, 00:33 h (CET)
Confieso que como espectador heterosexual particularmente idólatra de los westerns clásicos, recios y viriles, no me hacía demasiada gracia que Ang Lee, traumatizado por su peregrinaje por los siempre dificultosos senderos superheroicos en Hulk, decidiese pegarle una patada en toda la entrepierna a la mitología del género que vio nacer a John Wayne, Clint Eastwood y tantos otros rudos pistoleros, rodando una película acerca de la relación homosexual entre dos cow-boys hechos y derechos con pelos en el pecho. Ahora bien, por otro lado, mi condición de cinéfilo amante de la transgresión bien entendida, me sugería que la idea subyaciente en Brokeback Mountain de dinamitar los pilares del género cinematográfico por antonomasia de una manera tan controvertida, podría resultar harto estimulante.

Aclaro todo esto para dejar constancia de que no las tenía todas conmigo con respecto al neo western gay ganador del León de Oro del Festival de Venecia y de cuatro Globos también dorados esta misma semana. Y sin embargo, aún lastrado por un exceso de metraje (imprescindible para competir en los inminentes Óscars), el director Taiwanés ha obrado el milagro. Si hace poco Tsai Ming-lian convertía el porno en fabula poética con El Sabor de la Sandía, ahora Lee, alquimista impaciente del séptimo arte, logra rizar el rizo y transustancia una historia tan aparentemente espinosa como la de estos dos atípicos Marlboro-Men, en un efectivo espectáculo lacrimógeno para todos los públicos.

La pirueta tiene su mérito, pues conseguir que un drama romántico de tintes gays y una del oeste alcancen el grado de simbiosis que alcanzan en Brokeback Mountain, no está a la altura de cualquiera. Ang Lee sale airoso del reto mediante un manejo contenido, sutil y bello de la puesta en escena aderezado por un respeto reverencial hacia el resto de las constantes temáticas del género: los paisajes espectaculares, la lucha contra las fuerzas de la naturaleza, el cow-boy rudo y solitario etc...

El resultado asombra por su solidez, refinamiento y, sobre todo, por su inteligente elusión del adoctrinamiento progre o políticamente correcto. Tanto es así que el espectador, homosexual o no, se identifica sin problemas con los personajes y comprende que, bajo su apariencia de operación mercantilista de hibridación genérica entre los Puentes de Madison y Mi Idaho Privado, se encuentra una historia inolvidable compuesta de las mismas fibras sensibles que los grandes relatos románticos del Hollywood Clásico, o en otras palabras, de emociones.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris