Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Cine
Etiquetas:   Crítica de cine  

'Memorias de una Geisha', de Rob Marshall

Marcos Méndez
Marcos Méndez
miércoles, 1 de marzo de 2006, 00:33 h (CET)
Hay que tener varias cosas claras a la hora de enfrentarse con la adaptación cinematográfica de Memorias de una geisha para no salir decepcionado. Una de ellas tiene que ver con la nacionalidad del escritor, Arthur Golden, un norteamericano de retórica vulgar, espíritu exótico y quizás algo de ambición desmedida que logró escribir un bestseller con suerte y arribismo a partes iguales. Memorias de una geisha (el libro), a riesgo de ofender a buena parte del personal, no es más que lectura de metro disfrazada de relato oriental sofisticado, un manuscrito típicamente occidental, alejado de las divagaciones de un Kenzaburo Oé del mismo modo que la película de Rob Marshall tiene poco que ver con los dramas de Kenji Mizoguchi.

En una época en la que el público pide imágenes inmediatas y sentimientos acartonados, un film como este, en el cual la inteligencia del espectador debe mantenerse al margen para no sentirse ofendida, sin duda tendrá sus adeptos y también sus detractores. No me voy a meter en el terreno de lo que es mejor, porque, de igual modo que algunos prefieren la obra de John Huston antes que la de Akira Kurosawa, otros optan por Michael Bay antes que por Clint Eastwood (lo he oído). Por eso cuando leemos un bestseller o vemos un blockbuster las sensaciones son las mismas independientemente del título o del tema del libro o del film: personajes definidos por sus acciones, trama lineal con algunos paréntesis argumentales para resaltar conceptos destinados a conseguir una mayor identificación del lector/espectador con los protagonistas, situaciones de suspense para mantener la atención a costa de aumentar una duración/paginación ya de por sí alargada...

Lo único que situaba a la novela de Golden en un plano de cierto interés era la concepción de una sexualidad deprimente (especialmente el momento en el que Sayuri entregaba su mizuage), y es precisamente este aspecto el que Rob Marshall ha eliminado por completo de su película optando por unas elipsis que desgranan las carencias del proyecto en más de una ocasión. Pasa más o menos lo mismo durante la representación de las Danzas de la Antigua Capital, resuelta con más pasividad de la esperada por el coreógrafo y director de la sensacional Chicago.

El único momento en el que parece una película seria, cuando a la malvada Hatsumono se le cae una lágrima tras despedirse de su amante, es sólo un espejismo que da paso a una depravación aún más acentuada del citado personaje con recursos de lo más limitado (rumores infundados, escuchas detrás de las puertas...). Todo en Memorias de una geisha está adecuado desde la transparencia informativa, para que nuestro pensamiento no tenga que desviarse hacia otros momentos de la película. Ni necesitamos recordar lo que es un shamisen ni necesitamos esfuerzos para comprender las motivaciones de unos personajes completamente planos, movidos por amor, odio, celos, envidia o instinto de forma demasiado reconocible y sin apenas matiz alguno.

Un síntoma palmario del mediocre resultado de la película es la capacidad del score de John Williams (el mejor que ha compuesto en muchos años, superando con creces su trabajo en la serie Harry Potter y las partituras para los films de Steven Spielberg) para arrollar a unas imágenes llenas de glamour y elegancia, o, lo que suele ser lo mismo, vacías de todo significado.

Noticias relacionadas

La cara oculta de los Oscar: así son de rentables

Las estrellas nominadas a mejor actor ganan un 20% más en su siguiente papel

Cinco películas inspiradoras en la lucha contra el cáncer y su papel en la psicooncología

Ver películas que abordan el cáncer desde un punto de vista positivo resulta beneficioso para los pacientes y sus allegados

Por qué la película 'Roma' desconcierta al público masculino

Estrenada por Netflix en diciembre

La Muestra de Cine de Lanzarote clausuró su octava edición con casi 1.700 asistentes

'La imagen que te faltaba', de Donal Foreman, obtuvo el Premio a Mejor Película, tras una innovadora deliberación pública

La película 'Le temps des égarés' de Virginie Sauveur gana el Premio a Mejor Película en el Zoom Festival

Attila Szász obtiene el Premio a Mejor Dirección por 'Örök tél'
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris