Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

El tornado de Zamora, ahora en Salamanca

Pascual Falces
Pascual Falces
sábado, 21 de enero de 2006, 01:04 h (CET)
El viernes de la pasada semana (13 de enero) se publicó en esta columna un comentario acerca del tornado fotografiado en Zamora, y, que, a diferencia de los que se acostumbran a ver allende los mares, no llegó a nivel de tierra con su torbellino y los castellanos siguieron en su quehacer de todos los días. Podía ser un ejemplo de cómo la gruesa carga política que dejan traslucir quienes gobiernan en España, se quedaba también entre sus altos escaños e intereses.

Siete días después, de nuevo en Castilla se ha vuelto a dar el fenómeno, sólo que esta vez un poco más al sur, en Salamanca, si bien, como comparación sociológica. Los viejos y auténticos “papeles” del Archivo General de la Guerra Civil ya no están en donde permanecían a disposición de curiosos e historiadores. Para su desplazamiento se ha legislado al más alto nivel, se consultó a expertos y autoridades previa “selección”, y movilizado a la Policía Nacional en supuesto de alborotos. Roma con Santiago, que se dice. Por contraposición, la ciudad se manifestó entre los calores del pasado verano, y las autoridades regionales y locales, no han cesado de expresar su desacuerdo por juzgar arbitraria tal decisión.

Sea por el momento elegido para el traslado físico de las cajas con los papeles, o por lo que apunta la conclusión final de este comentario: No-ha-pasado-nada. “La del alba sería”... con estas cuatro palabras se inicia el capítulo IV de la primera parte del Quijote. Para el comienzo de grandes hazañas, o para impunes fechorías, el ser humano tiende a elegir este instante del día en que el resto de la humanidad circundante atraviesa la última parte del sueño llamada REM. En la que tanta pereza da levantarse y tanto se teme, inconscientemente, que suene el despertador de un momento a otro.

A los salmantinos les agarró el tan traído y llevado traslado a esas horas, así, que, los papeles no han sido capaces de interrumpir el sueño. Han sobrado policías, y resultado de más las medidas precautorias establecidas por el Ayuntamiento de la ciudad, y la vida ha proseguido normal con sus afanes y desazones. La “carga” en las alturas del problema suscitado por intereses tan controvertidos no ha alcanzado, felizmente, la acera de las calles. Salamanca es una ciudad que evoca sabiduría por tener una de las más antiguas universidades de Europa. En el frontispicio de la fachada principal existe esta leyenda: “Quod natura non dat, Salmantica non praestat”. (Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo añade) y con ello advertía por adelantado, que, con pocas luces, no esperase nadie alcanzar un doctorado en sus aulas. Cabe la pregunta de si esta es, también, la causa de que, como en el caso del tornado, la agitación política resbale entre la gente.

Noticias relacionadas

El juicio ciudadano pretende suplantar el de los jueces

¿Se dejaría usted operar un tumor por el fontanero?

En ocasiones es preciso luchar para evitar el desastre

“Una mente cerrada es una cosa buena para perder” Anónimo

Con el tiempo tus preocupaciones marcarán tu cuerpo

Vacaciones excelentes

¿Hacen las vacaciones más humanas a las personas y efectivas en la solución de los problemas sociales?

Cuestionarlo todo

Cuestionarlo todo es una herramienta. Es sólo una llave que abre la puerta del cambio de nuestros pensamientos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris