Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

El placer de hacer sufrir

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 21 de enero de 2006, 01:04 h (CET)
A lo largo de la semana hemos comprobado que la violencia en este inicio del año, lejos de ir “normalizándose”, no sólo aumenta en número de casos sino que también aparecen nuevas modalidades.

A la ya conocida violencia de género, tristemente protagonizada casi siempre por personas adultas, se ha unido ahora la violencia adolescente. La siguiente ya será juvenil, que es la que nos falta. En lugar de erradicar el problema, está echando raíces y creando cantera, gracias en muchos casos a la permisiva educación que reciben en casa, o el inestable ambiente familiar en el que crecen.

La última moda es grabar el video de las agresiones con el móvil, que empezó a usarse para hacer llamadas y hasta aquí hemos llegado. El otro día en Barcelona dos jóvenes, algo creciditos ya, con 26 y 27 años, se dedicaron a pegar puñetazos al primero que veían. Iban en coche, uno se bajaba a pegar al grito de “Sonríe, Willy” y el otro grababa la escena.

Al rato de la agresión, muchos jóvenes de la misma calaña que estos dos ya podían verla en sus móviles, al pasarlo entre amigos en poco tiempo. Lo grave del asunto no es sólo la agresión gratuita, es que muy probablemente ellos disfruten más al ver más tarde las imágenes que pegando. Lo mismo ocurre con la gente que recibe este tipo de vídeos, que en lugar de borrarlo o denunciarlo se ríen en compañía de su grupo.

Esta nueva oleada de violencia puede hacer pensar a la sociedad que se trata de una moda pasajera, pero opino que si no se aplica la mano dura de inmediato, estaremos restando importancia a lo ocurrido, tratándolo como una travesura más. Hace unas semanas una indigente murió, también en Barcelona, de forma cruel y salvaje, a manos de un grupo de jóvenes que, como los detenidos esta semana, no estaban interesados en robar ni ajustar cuentas de ningún tipo… sólo se querían divertir, encuentran el placer en el sufrimiento de los demás.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris