Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:  

Aparheid en España

Manuel Ibañez Ferriol
@manuelvcia
martes, 28 de agosto de 2018, 08:56 h (CET)

La llegada masiva de población procedente del continente africano, está provocando, que en determinadas poblaciones españolas, surjan elementos violentos, como si estuvieramos en Sudafrica, en las épocas del aparheid. La violencia no justificada, está siendo patente en cualquiera de nuestras calles, plazas o estaciones de metro. Sin ninguna razón aparente, basta con una palabra, una mirada o simplemente la llamada de algun lider, para en pocos segundos, montar una verdadera guerra de guerrillas, destrozando no solo el mobiliario urbano, sino todo lo que tienen a mano: coches, motos, bicicletas, plantas, árboles, paredes, farolas … Todo es atacado violentamente. Hay imagenes que causan verdadero estupor, y que son el producto de una vioencia extrema, practicada por grupos de personas de color, provenientes del continente africano, sin oficio ni beneficio.


Mientras tanto, las autoridades españolas, al parecer tienen las manos atadas. Las fuerzas del orden y seguridad del Estado, no habían visto tal violencia en las calles de las ciudades españolas, pero no pueden hacer mucho, ya que la ley, anticuada y obsoleta, no lo permite. O quizás reciben la orden de no intervenir, caso de hacerlo, porque sea totalmente necesario. Es una situación realmente muy parecida al “aparheid sudafricano”, dónde los individuos de raza negra se enfrentaban de forma violenta a los policías blancos, a veces por verdaderas nimiedades, eso si con una violencia brutal e inusual.


¿Es esta la vida que nos espera en el presente por parte de los inmigrantes sobre todo los que vienen del continente africano? No creo que la violencia, sea la mejor solución para la convivencia. Nunca me he considerado racista, porque creo en la igualdad de todos los hombres y mujeres del mundo, ya sean de la raza que sean, pero cuando compruebas éstos estados violentos, me cabe la pregunta: ¿por que no se van a su país? Si todavia están asilvestrados, pues que no se les admita en España, ni mucho menos en otros países europeos.


¿Y los manteros? ¿Que me dicen de ésta “ilicita” actividad comercial? Todo el mundo tenemos derecho a una vida diga, a un salario, a una casa y hasta un plato de comida, varias veces al dia. Pero, ¿es ésta la mejor forma de ganar unas monedas para poder subsistir? ¿Que ocurre con los comerciantes que legalmente pagan sus impuestos de los negocios que poseen? La venta ambulante, está prohibida en todas las ciudades españolas y europeas. Solo es legal, los mercadillos extraordinarios que se montan en las zonas próximas a los mercados municipales, o en las plazas y calles de nuestros pueblos, ya que tienen un dia y un horario determinado, pactado con los ayuntamientos autoridades públicas.


Debemos rechazar todas éstas actividades: tanto las violentas como las practicas ilicitas en materia comercial, porque estamos provocando a proclamar que España es para los españoles y que Europa es para los europeos. El caso es que debería ser así, pero al parecer determinados gobiernos no se atreven a poner veto a situaciones como la que estamos padeciendo, y que provoca un auténtico “aparheid”. Todos deben ser bienvenidos, pero con las cosas claras: convivencia pacífica, urbanidad, culturización y trabajo legalizado. Si no se cumplen éstas bases, lo mejor es deportarlos y que vuelvan a sus países. De esa forma podremos comenzar a vivir en paz y armonía. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad

¿Por qué odiamos?

El odio es una enfermedad del alma que convierte en alimañas a los hombres

Nart o su legitimidad como eurodiputado

La semana pasada se ha sabido que el conocido periodista y abogado, y ahora político, Javier Nart se ha dado de baja de C´s; pero no se ha apeado de su dignidad de eurodiputado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris