Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Layer Cake, crimen organizado': ¿y la vela de la tarta?

Pelayo López
Pelayo López
miércoles, 1 de marzo de 2006, 00:33 h (CET)
0... 0... 7... Ese es el incontestable protagonista de "Layer Cake: crimen organizado", o mejor dicho, el inglés rubio de ojos azules Daniel Craig, el próximo rostro del agente más famoso al servicio de su Majestad que aquí, sin embargo, es la antítesis de éste, aunque sólo de profesión y no de estilo, mujeres... ya que se muestra como todo un "dandy" acompañado por toda esa parafernalia que suele llevar de estela ese agente con licencia para matar. Quizás esto haya sido un paso más en su preparación para encarnar al espía con mayúsculas del séptimo arte en Casino Royale, aunque ha tenido varios intentos más este año, como por ejemplo las también esperadísimas Munich de Steven Spielberg -de próximo estreno en nuestro país- o Capote -recientemente aclamada en los premios de los sindicatos de cine norteamericanos y en los Globos de Oro-. A este respecto, una sugerencia, si Sienna Miller ya ha sabido conquistar con su pequeño pero insinuante papel en esta película al nuevo James Bond -y hará sucumbir con su inteligencia al mismisimo Casanova/Heath Ledger en la aún por estrenar versión del conquistador nato-, ¿por qué seguir buscando a la futura chica bond si ella sabe usar sus armas de mujer?.

La cinta, que se acompaña de una potente y muy recomendable banda sonora -con temas de ya clásicos como Duran Duran, Joe Cocker o los Rolling Stones, y otros más modernos como los de Kylie Minogue-, cuenta con una estética cautivadora -a destacar sobre todo una secuencia inicial en un supermercado con unas estanterías autorecambiables- que se combina de manera inteligente con los rasgos más clásicos del género, propios de Scorsese, De Palma o la más reciente serie de tv "Los Soprano", omo la caída a los infiernos del protagonista -incluida una narración en off en primera persona digna de "Casino" y cercana a "Alfie",

o la galería de mafiosos y asesinos típica del hampa y que muestran su particular código ético y su curiosa escala de valores al más puro estilo Samuel L. Jackson en la tarantiniana "Pulp Fiction". Y con todo ello, su director, a quién aún no hemos citado, ¡ay ay ay!, Matthew Vaugh -que en su faceta personal incluye en su ficha que es el esposo de la Schiffer-, demuestra que, aunque debuta en la dirección, no es un novato en esto del cine, y que sus muchos años en la producción -títulos como "Lock&Stock" o "Snatch, cerdos y diamantes", ambas de Guy Ritchie, el marido de Madonna son suyos-, le han servido para saber llevar adelante un proyecto que presenta tantas capas incluso como el propio título de la película y que no saben tan empalagosas como las realizadas por Ritchie.

El guión exhibe tantas capas como una tarta de boda, aunque no llegan a ser radicales en su cambio de orientación -se superponen de manera precisa cual tulipanes de colores y drogas en el escenario de Amsterdam o en los barrios típicamente ingleses en los que se mueven los protagonistas- y se ayudan de unos interesantes "flashbacks" que apenas se perciben por su magnífica unión con el hilo argumental principal. Y el mérito principal del libreto recae, a buen seguro, en el hecho de que quien ha escrito ese guión es precisamente también el autor de la novela homónima original en que está basada la cinta, J. J. Connolly. Por su parte, el mérito de la película en su conjunto se debe al azar, a que Connolly y Vaugh se conociesen en un tren camino de la Eurocopa de fútbol, y que Ritchie, que en principio debería haber sido el director, no pudiese o no quisiese realizarlo.

"Naces y ya estás jodido. Sales al mundo y ya estás jodido. Subes un poco más alto y estás un poco menos jodido. Hasta que un día te sitúas arriba, en una atmósfera enrarecida y te olvidas de lo que es estar jodido. Bienvenido a la tarta a capas...". Esa es la moraleja del mundo en el que se mueven que uno de los "jefes" de nuestro protagonista le desvela durante la película, y que bien podríamos identificar con el color negro de la ropa que utiliza el protagonista durante casi todo el metraje, en contraposición al blanco que luce al final. Y es que el argumento de la misma podría resumirse del siguiente modo: si entras en el tráfico de drogas, no podrás salir, aunque desees hacerlo, y es que todo tiene un precio -Jimmy Price (precio) es el nombre de su jefe-, y a veces éste es demasiado alto.

En definitiva, "Layer Cake: crimen organizado" supone una revisitación clásica y formal del sub-género mafioso, pero con la dosis justa de contemporaneidad actual y humor británico que la convierten en una interesante propuesta al nivel, o incluso por encima, de otros títulos de reciente estreno avalados por la crítica como "La cosecha de hielo" o "Kiss, kiss, bang, bang". Y si al final resulta que no les gusta, pues siempre les quedará el gusto dulce de una de esas capas de la tarta que les proporcionará el haber visto al nuevo James Bond antes incluso de serlo, o ponerle una vela a la tarta, soplar y pedir un deseo, que acabamos de comenzar el año.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris