Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Suicidio asistido

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 18 de enero de 2006, 23:59 h (CET)
El debate ético y moral sobre la vida eterna de las personas, mientras viven, no deja a casi nadie indiferente. Si preguntamos, todo el mundo tiene una opinión: “si quiere morir, está en su derecho” o “hay que vivir la vida hasta el final”, son las dos respuestas más repetidas.

Ayer pude leer una entrevista en El Periódico que trataba el tema. En Suiza, una asociación llamada Exit practica el suicidio asistido. Basta una bebida para decir adiós para siempre. Pero existen ciertas condiciones indispensables para tomarse el último trago. La persona que decide morir debe estar lúcida, repetir en el tiempo su decisión, y tener una enfermedad incurable. Si alguien cumple estos requisitos, puede abandonar una vida llena de tristezas, amarguras y desengaños. ¿Legal? En Suiza si… ¿por qué no en los países que conocemos como avanzados?

Como bien apunta Jérôme Sobel, médico y presidente de Exit, la sociedad actual sí acepta el aborto, que elimina la posibilidad de una vida futura. Sin embargo, no está bien visto el suicidio, ya que no se entiende como un derecho personal de cada persona, su propia libertad para decidir sobre sí mismo. Pero, puestos a suicidarse, mejor en un centro asistido que no las vías del tren o saltar de una azotea. Mientras tanto, el aborto aumenta cada año, como ha ocurrido en España según las recientes estadísticas. La lógica pide que se prohíba totalmente los abortos o se legalice el suicidio asistido, como ocurre en Suiza.

Y en la primera potencia del mundo la muerte sigue siendo la protagonista. Arnold Schwarzenegger, el gobernador de California, aplicó en su estado la justicia total que viene repartiendo Bush por todo el mundo. El preso Clarence Ray Allen ha sido ejecutado al ser rechazado el indulto. Tenía 76 años y era ciego, sordo y enfermo de diabetes. Además, se desplazaba en silla de ruedas y el año pasado sufrió un ataque al corazón… vamos, todo un peligro para la sociedad, para que dejarle morir de forma natural.

Se rumorea que el gobernador podría interpretar la cuarta parte de la saga “Terminator”, pero creo que va a ser que no. Hace unos días, el hombre sin piedad se cayó de su motocicleta y se partió la boca. Quince puntos de sutura y a seguir firmando ejecuciones. Lo grave del asunto es que no tiene licencia para conducir motocicletas, y en el 2001 ya tuvo un accidente similar. Esta vez iba con su hijo… ¿Éste es el hombre que imparte justicia en California? ¡Menudo ejemplo!

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris