Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

El teléfono, secreto de confesión

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
miércoles, 18 de enero de 2006, 00:19 h (CET)
Una vez más, Dionisio Rodríguez se ha vuelto a librar de la cárcel. La fama le llegó con la fuga que protagonizo “El Dioni” en 1989. Se llevó 300 millones de pesetas del furgón blindado de la empresa donde trabajaba. El dinero no apareció y ahora, lejos de seguir en la cárcel, es una estrella mediática del mundo “freaky” del espectáculo.

Esta semana ha vuelto a ser noticia, esta vez por un asunto de drogas. Sobre él pesaba una condena de cuatro años, por implicación en una red de tráfico de drogas en la zona de Malaga. El Tribunal Supremo ha decidido anular la condena, al considerar nulas las llamadas telefónicas en las que se demuestra su culpabilidad, pero parece que esa no es manera de proceder.

La justicia española ha vuelto a ser clara, se ha vuelto a equivocar. Es posible que haya una ley que impida intervenir el teléfono de la gente, para preservar su intimidad, perfecto. Pero “El Dioni” es culpable, se sabe, pero no se le puede condenar. ¿Cuándo se van a revisar las leyes para que éste, o el de Farruquito, dejen de existir? Si hay una ley, deberían contemplarse ciertas excepciones para aplicar correctamente la justicia.

A mí no me gustaría saber que me pinchan el teléfono, como a cualquier persona. Por aquello de la intimidad yla libertad. Pero, un suponer: ¿si una persona confiesa por teléfono ser el autor de un crimen, y la línea está intervenida, por qué no se le puede condenar? Yo no sé que es peor, si invadir la intimidad de un sospechoso, pero evitar un delito, o esperar a que ocurra y dejar en libertad quien lo ha cometido, aún sabiendo quien ha sido.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris