Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Interdependencia energética responsable

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 18 de enero de 2006, 00:19 h (CET)
Las fuentes de suministro energético, en sus grandes dimensiones, son elementos que, junto a la reciente tecnología de las comunicaciones hacen tomar conciencia al hombre, de que pertenece a una sola raza, y de que, también, en realidad habita en una sola aldea, el globo terráqueo. El gas que necesita la Unión Europea se encuentra, en su inmensa mayoría bajo el suelo ruso o de África del norte. Si se mira el mapa del viejo continente, con suficiente alejamiento, resultan muy cercanas ambas fuentes. Luego, hay que acercarse un poco más y ver las artificiales fronteras que el hombre ha añadido en su historia, y se comprende la interdependencia establecida entre ellos por tal motivo.

Tanto Rusia como Argelia, tienen enormes bolsas de gas bajo sus pies, y siendo un producto energético de primera categoría, se transforma en incalculable tesoro para administrar y regular entre suministradores y necesitados. La reciente “guerra relámpago” del gas, entre Rusia y algunos países de la Unión, que lo reciben de ese país, y como consecuencia de sus diferencias políticas con Ucrania, es un buen ejemplo la interdependencia energética en esta vasta región del planeta. Si los unificados países europeos requieren el gas ruso, los gobernantes de la extinta Unión Soviética necesitan la poderosa moneda europea con la que se cobra. La dependencia entre los rusos y la Unión Europea es recíproca. Se necesita su energía y, ellos, el mercado, la tecnología y financiación de casi quinientos millones de europeos sin fronteras. En la actualidad, alrededor del 50% del gas y el 30% del petróleo que se importa en la UE, provienen de Rusia, y tanto Alemania, como Austria, y Eslovaquia y dependen en un 40% del gas ruso.

Es aciago vivir a expensas de que, cada invierno, el vecino que suministra el gas cierre la espita, y, con ello, coaccione para mejorar el precio a que lo vende. En el mejor de los casos es imitar a la poderosa OPEP, que, a su antojo, aprieta las clavijas del precio del petróleo al resto del mundo. A menos, que, el regionalismo en boga en España extendiera sus modales y se aplicasen ridículas “guerras”, como la del cava, que tan poco dicen de quien las defiende, como de quien se siente víctima. Y, mientras, las necesidades energéticas no cesan de aumentar. En origen, la Unión Europea importaba el 10% de su energía. En la actualidad, más de la mitad de la que consume. Y se predice, a escala mundial, que las necesidades en los próximos 25 años, ascenderán un sesenta por ciento.

Sea como fuere, la mencionada interdependencia es de desear que en lugar de pugnas, dé lugar a acuerdos que garanticen el desarrollo en común. Tan sólo se trataría de meter en la cabeza de los necios –pedir la luna- el irrefutable hecho de que la contribución al bien común es una tarea universal, y, para lo que hay que garantizar el suministro de energía como elemento clave del crecimiento económico.

Noticias relacionadas

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!

Que viene, que viene. El ministro Catalá

Y llegó el ministro Catalá, con Lesmes, al desayuno de Nueva Economía Fórum en el hotel Ritz

El olvidado crimen de lesa patria

Entre el PP y JxSí están haciendo de este país un total desastre

El progreso de estos tiempos

18/10/2017 00:00:23

¿De qué depende la auténtica calidad de vida en la vejez?

La esperanza de que las cosas podrían mejorar alguna vez, va esfumándose sobre todo entre los jóvenes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris