Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

La energía nuclear a control

Pelayo López
Pelayo López
martes, 17 de enero de 2006, 01:38 h (CET)
Desde hace un tiempo la energía nuclear ha ido recobrando un protagonismo perdido antaño y que, como tod@s ustedes han podido comprobar durante estas últimas jornadas en los diferentes medios de comunicación, ha devenido en una tensión internacional que se antoja preocupante e insostenible, y de la que no se aventuran buenos augurios, sobre todo si tenemos en cuenta que el foco se sitúa justo al lado de una de las principales obsesiones de los todopoderosos Estados Unidos: Iraq(k). Hablamos, por supuesto, de Irán, un país que se encuentra entre los 5 próximos “juguetes de diversión” norteamericanos que se pueden contar con los dedos de la mano.

Si bien no hace mucho el principal tema de debate en torno a la energía nuclear era su idoneidad como fuente energética -y científicos y políticos discutían si los beneficios que se pueden obtener son compensables con los desechos radioactivos y el riesgo de exposición de la población a un posible escape-, ahora el asunto que se tiene encima de la mesa es, cuanto menos, de carácter más beligerante, en el sentido estricto de la palabra, puesto que todos sabemos ya cómo se las gasta el vaquero más rápido de todo el oeste y su facilidad para desenfundar y apretar el gatillo. ¡Ni Billy El Niño en sus mejores tiempos es como George Bush!

Eso no sería preocupante si al otro lado de esa calle polvorienta, y ansiosa de sangre, llamada guerra se encontrase alguien que no estuviese dispuesto a formar parte de este duelo, pero he aquí que quien mira frente a frente al poder es alguien sin pelos en la lengua, que habla sin los cortes ni restricciones fruto de la diplomacia occidental –que luego no es tal sino simple verborrea-, el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad.

No obstante, resulta que el duelo empieza a estar desequilibrado: de un lado, Teherán y un discurso en el que defiende su derecho a poder producir su propia energía, incluso cuando ésta es nuclear; del otro, Estados Unidos y la Unión Europea, con su intención de acudir al Consejo de Seguridad de la ONU, máximo garante mundial, para obligar a que Irán pare, por las serias dudas sobre el fin último de éste, su programa nuclear, un programa que ha reiniciado levantando la voz y dando un puñetazo sobre la mesa al retirar los precintos de la Organización Internacional de la Energía Atómica de sus centrales y centros de investigación.

Es curioso ver a países como Estados Unidos, Francia, Alemania, Inglaterra o Japón, todos ellos con energía atómica en su poder, abogando por el cumplimiento del Tratado de No Proliferación y esmerándose tanto en evitar que Teherán desarrolle sus plantas y genere su propia energía –más aún cuando el único país de la zona del que se sabe a ciencia cierta que posee dicho recurso es Israel-. Es curioso, porque cuando se agota el tiempo en el país vecino –y porque no decirlo también las vidas-, parece ser que el mejor escenario para continuar la reasumida tendencia colonialista sea Irán.

No quita esto que la ceguera iraní, que puede verse aún más ¡beneficiada! por el determinismo occidental, pueda encerrar alguna sorpresa que otra, aunque quizás sea alguna como las aún en busca y captura armas de destrucción masiva de Sadam Hussein. Occidente quiere exclusividad nuclear y oriente quiere derechos equiparables, en medio la Organización Internacional de la Energía Atómica y el Consejo de Seguridad de la ONU. La balanza parece estar descompensada, y sin embargo, la energía, ni se crea ni se destruye, sólo se transforma… esperemos que no se transforme demasiado o nos explotará en la cara.

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris