Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Las trece letras

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 17 de enero de 2006, 01:38 h (CET)
Globalización... trece letras. Trece letras que asustan con sólo mencionarlas. Asustan porque no sabemos a dónde nos van a llevar ni lo que podemos esperar de ellas. Estamos en manos de trece letras. Más de seis mil millones de personas gobernadas por trece letras... nunca una palabra tuvo tanto poder. Y, ¿quién maneja ese poder? ¿Quién controla si esa palabra gira a la izquierda o lo hace hacia la derecha?

Una utopía, en los tiempos que vivimos, sería pensar que esa tutela recayese sobre el pueblo creando así un círculo de poder perfecto. El pueblo gobernado por la globalización y la globalización controlada por el pueblo. Pero el reflejo social pinta una perspectiva completamente diferente. Vemos cómo esas trece letras están en manos de unos pocos. Unos pocos que se enriquecen a costa de sumir en la pobreza y en la 'esclavitud' a millones de personas. Dividiendo al mundo en 5 trozos iguales, vemos cómo el 'trozo' de los más ricos (20%) posee el 82,7% de la renta mundial, mientras que el resto (80%), sólo posee el 17,3%. Bonito reparto, ¿verdad?. Es curioso ver cómo la palabra 'globalización' para unos es sinónimo de riqueza y bienestar y, para muchos otros, sinónimo de pobreza y precariedad.

Mucho me temo que no nos damos cuenta de las consecuencias que trae consigo este fenómeno. La globalización no entiende de fronteras, no entiende de naciones y mucho menos de culturas. Las trece letras cabalgan a través de montañas sin encontrar barreras, pisando esos prados recién sembrados –el Tercer Mundo– que aspiran a crecer y decorar el paisaje mundial, que aspiran a no ser pisoteados más veces, que aspiran a salir de la pobreza que les inunda.

Creo que ha llegado la hora de plantearse si la globalización, tal y como la estamos llevando, es productiva, si de verdad ganaremos todos con ella. De lo que no tengo ninguna duda es de que se ha convertido en un negocio muy apetecible para muchas empresas, muchos estados y muchas personas a las que no les importa pisar a sus semejantes con tal de llevarse una moneda más al bolsillo. No podemos permitir que esto siga pasando. ¡Dejemos de pisar esos 'verdes prados'! ¡Dejemos de pisotear derechos, pueblos, culturas, vidas...!.

¿Quién no teme a la globalización? Busquemos una solución a este poder abusivo que ostentan estas trece letras, busquemos solución a este monopolio económico que se ha implantado y que no deja alternativa alguna a países en vías de desarrollo.

Busquemos una globalización que nos haga sentir parte de ella, sin que ello suponga una renuncia a nuestras señas de identidad, sin que ello suponga hundir más en la miseria a nuestro vecino –en la actualidad la diferencia entre la renta media de los países más ricos y la de los más pobres es mayor que nunca–. ¿Sabemos realmente lo que estamos creando?

Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris