Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Automóviles
Etiquetas:   Remitido   Velocidad  

¿Por qué nos gusta la velocidad?

Aumenta el número de aficionados españoles a competiciones tradicionalmente seguidas por público americano
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
sábado, 18 de agosto de 2018, 09:58 h (CET)

1808181

Teniendo en cuenta que el mundo del motor engloba un amplio espectro de modalidades que abarcan tanto las dos como las cuatro ruedas, resulta sencillo pensar que este tipo de disciplinas cuentan con una enorme cantidad de aficionados a nivel mundial. “En España el número de aficionados al mundo del motor ha sido siempre grande, ya que a este país le gusta la velocidad”, apuntan desde Fórmula Rápida.


Sin embargo, estudios recientes han puesto de manifiesto que el número de aficionados españoles a las distintas disciplinas que abarca el mundo del motor es directamente proporcional al número de pilotos españoles compitiendo en la élite, es decir, a mayor presencia española de pilotos, mayor número de aficionados. Es por este motivo, que en los últimos tiempos ha aumentado el número de aficionados españoles a competiciones tradicionalmente seguidas por público americano.


No son pocas las ocasiones en las que los científicos se empeñan en dar una explicación biológica de algo, en este caso han encontrado la respuesta científica a la pregunta ¿por qué nos gusta la velocidad?, aportando las siguientes razones:

1. Conducir a velocidad elevada hace que se libere adrenalina, hormona que aumenta la presión arterial, haciendo que el corazón incremente el ritmo de latidos. De hecho, este efecto es más acusado en los hombres que en las mujeres.

2. Asimismo, la velocidad hace aumentar los niveles de testosterona, lo que hará que el conductor parezca más atractivo.

3. A nivel neurológico será el neurotransmisor llamado dopamina el culpable de que se quiera ir más rápido.

4. Socialmente los coches más veloces se asocian con fuerza y poder, por lo que, poder controlar uno de ellos, llevará asociado el incremento de la autoestima y el ego.


No resulta difícil comprobar lo anterior, pues cuando se conduce por una autovía o autopista parece que el pie siempre pesa en el acelerador. “Todos los que alguna vez han tenido ocasión de pilotar un coche o una moto de gran cilindrada, sabrán que las sensaciones que se experimentan al hacerlo son indescriptibles. Y habrán podido comprobar, al mismo tiempo, que la velocidad es adictiva. Ya que aquellos que prueban, repiten”.


Fórmula Rápida ofrece a todos los amantes de la velocidad un portal en el que encontrar noticias y los mejores análisis y crónicas de las carreras que conforman las distintas pruebas de las múltiples discipli

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Casi 5 millones de españoles, imprudentes al volante

Modas y retos virales como el recién estrenado Bird Box Challenge, los responsables de cada vez más accidentes

¿Por qué los automóviles son importantes y qué hacer para invertir en uno?

Proporcionan libertad e independencia

El renting de vehículos cierra sus matriculaciones anuales con un incremento del 7,70%

Datos de matriculaciones de renting a diciembre de 2018

Beneficios de adquirir camiones y remolques de segunda mano

Los camiones y remolques seminuevos y de segunda mano son medios de transportes ideales para por todas aquellas empresas que desean conseguir el crecimiento de su negocio

Consejos para los conductores poco experimentados

Los conductores menos experimentados tienen muchas más probabilidades de sufrir algún tipo de accidente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris