Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   Monarquía   Felipe VI   -   Sección:   Opinión

Jaque al Rey

Borbones en entredicho
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
jueves, 16 de agosto de 2018, 07:21 h (CET)
Mañana, 17 de Agosto, se cumplirá un año del siniestro ataque terrorista que tuvo lugar en la Rambla en Barcelona, y en Cambrils. Y cuando todo el recuerdo y los homenajes deberían ser para las víctimas y sus familiares, nos encontramos con un Rey de España y con un grupo de políticos que quieren sacar tajada del luctuoso suceso y hacerse la foto para la posteridad y para aparecer como héroes en todos los telediarios y en las primeras planas de la prensa. Todo eso, en España, da votos, y aunque al Borbón nadie le ha votado la Monarquía a la que representa, en estas horas bajas para una institución tan obsoleta como la de tener un Jefe de Estado con la dignidad de Rey de unos súbditos, así nos ve Felipe VI, en estos momentos está intentado poner lavadoras y lavadoras para limpiar toda la ropa sucia que almacenó el anterior Rey, Juan Carlos I “el campechano”, ropa sucia y manchada de sangre de niños del Yemen, que ha ido aumentando su hijo y sucesor sin más mérito que ser el fruto de un espermatozoide que llegó el primero en un coito “real”. Felipe VI, “el preparado”, sigue los pasos del padre, y sigue acudiendo a fotografiarse con el emir de Arabia Saudí, en funciones de viajante de comercio de los fabricantes españoles de armas, armas que venden a Arabia Saudí y que luego sirven para atacar autobuses de niños en el Yemen, como pasó hace unos días.

Mañana, en el acto oficial faltaran quienes en pocas horas detuvieron y anularon el grupo terrorista. El Conseller de Interior, Forn, está cumpliendo prisión preventiva por una interpretación, seguramente rayana en la prevaricación, de un juez, Llarena, que un día tendrá que dar cuenta ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de cómo se inventó unos hechos delictivos inexistentes, tan sólo para intentar descabezar el independentismo catalán. Tampoco estará entre las autoridades presentes el Mayor Trapero, jefe de los Mossos, ahora imputado por hechos que no ocurrieron, que en aquellas horas de incertidumbre y temor supo llevar la calma a los hogares catalanes demostrando una profesionalidad de la que, ha quedado claro, no tuvieron en materia preventiva ni la Guardia Civil ni el CNI. Ambos cuerpos tuvieron sendas entrevistas con el imán de Ripoll, cabecilla de la célula terrorista.

Si que estarán, para hacerse la foto, la alcaldesa Colau, hace un año risueña en las fotos tristes del recuerdo de las víctimas. Los máximos representantes del PSOE, el PP y Ciudadanos, los mismos que se han negado a que el Parlamento español cree una comisión de investigación para que, de una vez por todas, quede claro el papel que jugaba el imán de Ripoll, y si éste era, como todo indica, un confidente a sueldo del CNI español. El presidente de la Generalitat también estará en el acto oficial, tiene que estar, el acto no lo convoca la Corona, y tiene lugar en Catalunya. Quim Torra no puede renunciar a representar a la mayoría de catalanes, pero nada más, queda claro que la representación oficial de la Generalitat hace tiempo que rompió relaciones con la Monarquía española. Felipe VI se excluyó como rey de una gran parte de los catalanes con su triste, amargo e insultante discurso del 3-0. Hoy somos muchos los que tenemos claro que no es nuestro Rey, a pesar de que cada año nos cuesta un buen puñado de euros.

Muchos catalanes no acudirán, no acudiremos al acto, y estaremos recordando a las víctimas del terrorismo islamista y, también, a las víctimas del terrorismo de estado, ese terrorismo de un Estado, el español, que ha dejado en manos de jueces y fiscales la creación e invención de leyes que no ha creado el poder legislativo en el Código Penal, y que unos jueces y fiscales al servicio de un Estado y una Monarquía que cada día que pasa entra en descomposición y se aferra al clavo ardiente del anticatalanismo para vender en España falsas noticias y teorías. El canto del “a por ellos” les ha salido bien, ahora apoyan las “bandas de la porra” de Ciudadanos formadas, en muchos casos, por delincuentes condenados por diversos delitos, que, seguramente mediante retribución, se dedican a apalear a quienes, de forma pacífica, recuerdan cada día, con los lazos amarillos, que en Catalunya, todavía España, a estas alturas del siglo XXI hay presos políticos y exiliados por motivos políticos.

La Monarquía, cada día más obsoleta, se está hundiendo ella sola, a pesar de que desde Madrid la “Brunete Mediática” y las cadenas de televisión Antena 3 y Tele 5, sigan engañando a la mayoría de españoles echando todas las culpas de los males de una España que se hundirá con los Borbones a Catalunya. La verdad es que lo que muchos sabíamos, pero no podíamos decir, de la saga de los Borbones, se ha hecho público en estos últimos meses. Con nuestros impuestos hemos venido pagando las veleidades sexuales de una rey nombrado por Franco, un rey, amigo de las dictaduras árabes, que aprovechó la ocasión para llevar el agua a su molino y millones a sus cuentas corrientes, un rey al que ningún gobierno se atrevió a meter en vereda, los políticos de turno miraban hacia otra parte mientras el Borbón se dedicaba a aumentar su peculio particular. Un rey que tuvo que dimitir para tapar los tapujos y cambalaches de la institución monárquica, y al que los políticos otorgaron carta blanca para que nunca pudiera ser procesado si sus posibles trapicheos, o hijos secretos, salían a la luz.

Dimitió, pero la institución continuo, y tal vez a peor, cuando algunos palaciegos áulicos anunciaban una monarquía moderna la realidad ha mostrado una cara diferente a las predicciones de los nuevos “pelotas” monárquicos. Nada ha cambiado, todo sigue igual, bueno casi todo, de momento no sabemos de líos de faldas del hijo como se ha sabio del padre, pero tiempo al tiempo. Tenemos una reina que añora los horarios de su tiempo de funcionaria en TVE y ahora reclama que su jornada “real” sea como la de los funcionarios, es decir terminar el viernes a mediodía. Y Felipe VI, “el preparado”, sigue los pasos de su padre representando a las empresas españolas. Su foto de hace pocos meses con el emir de Arabia Saudí es vergonzosa después de saber que acudió a cerrar una venta de armas que, seguramente, servirán para matar inocentes en el Yemen, donde sigue habiendo una guerra silenciosa donde mueren niños mientras vuelven en el bus escolar a sus casas. ¿Dentro de la preparación como futura reina le enseñaran a la Infanta Leonor las sangrientas fotos de estos niños?.

Hay un refrán español que dice que “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”. Y eso es lo que harán muchos catalanes mañana durante la visita del inquilino de la Zarzuela, el ciudadano Borbón, a Barcelona. Volver la espalda a quien se la volvió a los catalanes en un discurso indigno de un rey el 3-O.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris