Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¡OJO AL DEPORTE!   -   Sección:  

Gloria o muerte

Carmen Denébola
Redacción
sábado, 14 de enero de 2006, 22:54 h (CET)
Desde los primeros homínidos que encontramos en África hasta nuestros días el ser humano ha inventado y descubierto muchas cosas que ningún otro ser vivo, y mucho menos uno inerte, ha sido capaz de descubrir y eso nos ha situado como especie dominante en el planeta. Pero si hay algo que diferencia al hombre de los demás géneros y especies es que nunca estamos contentos con lo que tenemos, siempre aspiramos a algo más, a batir récords, a demostrar que somos mejores, a lograr el reconocimiento de los de nuestra especie, a ser héroes aunque obtengamos el título post mortem.

Ya era así en Grecia, o eso nos cuenta la mitología clásica, con el de sobra conocido Aquiles, sí ese, el del talón. Quien prefirió ir a la Guerra de Troya aún sabiendo que allí moriría que vivir sin honor y morir sin gloria.

El Himalaya, la cordillera que alberga mayor número de muertos y cuyas cumbres son las más codiciadas por los grandes alpinistas. En la cordillera del Karakorum, está el K2 hace 50 años que se escaló por primera vez, hoy en día sólo 240 personas llegaron a la cumbre y 56 alpinistas murieron. Es la Montaña Salvaje con el segundo pico más alto del mundo, sus laderas escarpadas y su clima extremo que provoca rocas y glaciares hacen que escalar el k2 sea difícil y peligroso y, precisamente por eso, un desafío que atrae a los que aspiran a la excelencia alpina. Si escalas el Everest, serás considerado un gran alpinista por el público en general. Si escalas el K2, serás considerado un verdadero escalador por los escaladores.

Más peligroso es el Nanga Parbat que por 228 cumbres se han dado 62 muertos. Alffred Mummery, un inglés adelantado para su tiempo fue el primero en intentar la cumbre de la Montaña Desnuda en 1895, pero una avalancha lo sepultó y murió sin conseguir su objetivo. No sería hasta 1932 cuando el Nanga volvería a ser visitado, esta vez por una expedición guiada por el mejor alpinista alemán que sólo llegaría hasta 7000 metros de altitud. El mal entendido honor del nazismo hizo que en 1934 y 1937 dos expediciones tomasen la consigna “subir o morir” como lema de su escalada. En ellas murieron 27 hombres, la tragedia golpeó al alpinismo alemán y al orgullo del régimen nazi, que desde ese instante convirtió la conquista del Nanga Parbat en una cuestión de Estado.

La Fórmula 1, un deporte en que la victoria no sólo radica en la calidad del piloto, sino en los ingenieros aeronáuticos y en los técnicos de las diferentes escuderías. En varias ocasiones y muy especialmente en 1987 la FIA obligó a reducir la potencia de los motores y prohibió el uso de motores turbo imponiendo los aspirados con el objetivo de reducir el número de muertos. En medio siglo de competición, la Fórmula 1 se ha llevado la vida de 25 pilotos y otros tantos espectadores.

Hace unos días el nadador español David meca tomó tierra tras recorrer a nado un total de 110 Km. que separan la Península (Jávea) de las Islas Baleares (Sant Antoni), en un tiempo de 26 horas. Desde luego un acontecimiento histórico y un logro épico que casi le cuesta la vida al catalán que llegó con graves síntomas de hipotermia, una lesión en el brazo, picaduras de medusa que le provocaron quemaduras en la cara, nauseas…

El Dakar un prueba para muchos injustificadamente peligrosa, cuyo riesgo no radica en la velocidad, ni en las avalanchas, ni en el frío y pese a las altas temperaturas tampoco en el calor, sino en una piedra, o en una duna, o en una carretera especial que han provocado que en 26 ediciones hayan fallecido más de medio centenar de personas entre técnicos, médicos, periodistas, pilotos y espectadores. Vidas que en muchas ocasiones no buscaban ser líderes, sino sólo llegar a Dakar. Empezando con la muerte de Patrick Dodin en 1979 que tras salirse de la pista se fracturó el cráneo hasta el australiano Andy Caldecott que falleció a causa de las graves heridas que sufrió al caerse en el kilómetro 250 de la etapa entre Nouakchott y Kiffa.

Y es que aunque no nos juguemos nada, más que nuestra vida, el ser humano rebosa orgullo, honor y un valor a veces mal empleado. Pero eso va en los genes: “soldado, con tu escudo o sobre él”.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris