Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un país de ciudades

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 14 de enero de 2006, 04:40 h (CET)
Dicen que Sevilla es la ciudad del arte y del salero, la Giralda y su Feria de Abril, Triana y La Macarena, así como sus eméritos ciudadanos. Algunos tan ocurrentes como el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, destacan por sus ocurrencias. Una de ellas fue la de proponer la reducción de dos años para la mayoría de edad, para que los jóvenes pudieran votar. Entre facturas y facturas un tanto rarillas, no dudó en donar un solar para la mayor mezquita de Europa, financiada por un Emirato islámico que persigue en su país otra religión que no sea esa. Hamas ya dijo en su web que Sevilla es la novia de Al-Andalus.

Rizando el rizo al término de nación, discutido y discutible según su jefe máximo de filas, Monteseirin aboga por que "la solución no pasa por el camino de los nacionalismos sino por la identificación con lo que suponen las ciudades". Como todo lo malo se pega, los debate estériles también, como lo es el contagio estatutario. Comunidad histórica, nacionalidad o las ocho fórmulas presidenciales, el alcalde sevillano tiene una nueva. "La mejor medicina a una enfermedad que puede ser un cierto nacionalismo es buscar la identificación de los ciudadanos con su propia identidad", espeta.

Para el Estatuto andaluz propone llamar a Andalucía un "país de ciudades". O de las maravillas. También lo podían utilizar en Cataluña, donde probablemente la apostillarían como país de ciudades catalanas. O como las taifas y reinos, país de las ciudades sevillanas. Y si dicen que uno no es de donde nace, sino donde se pace, la verdad es que esto se está convirtiendo en un auténtico galimatías.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris