Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

El tornado de Zamora

Pascual Falces
Pascual Falces
sábado, 14 de enero de 2006, 04:40 h (CET)
España está revuelto en la estratosférica altura política, y los comentaristas de toda casta y pelaje no carecen de asuntos para dar su opinión sin que nadie se la pida, como ocurre con esta aventada columna. Sólo un inocente y breve comentario jocoso a modo de anticipo: ¡Menos mal que al Sr. Hernando se le ocurrió comparar el lenguaje catalán con las sevillanas!... porque si lo llega a hacer con la “Jota”, ¡buenos son los aragoneses, como para que nadie les toque la boina!...

Del mismo estilo, pero sin ánimo de chiste, se podrían expresar las encontradas opiniones de algunos militares incomodados con las de los que dan soporte gubernamental. ¿Les suena la historia? O bien, lo de un partido político vasco condenado por terrorista y que convoca Congresos como si no hubiera roto nunca un plato o desnucado inocentes padres de familia. ¡Ah!, y se van a reunir, no en la Feria de Muestras de Bilbao, como si fuera un Logroño cualquiera... No, ¡qué bah!... están convocados en el “Bilbo Exhibition Center”, ¿habrá cursilada vascongada mayor?... ya, ni los chistes vascos hacen gracia. Pero, si se quiere reunir otro disparate, solo hay que leer una de las figuras semánticas pensadas para encubrir el afán independentista: “Cataluña se considera “a sí misma” una nación... (y sin comillas, auténtico). Tal vez se entendería mejor algo menos abstracto, como, por ejemplo, y con el debido respeto: un suculento plato de butifarra con “munchetes”. Historias clínicas violadas para investigar, no la gripe aviaria, sino, ¡el uso del catalán!... Redentoristas metidos a “redentores”... y un largo etcétera. Cada día que pasa trae noticias que poco o nada tienen que ver con los confines de la democracia y el estado de derecho. Las naturales preocupaciones de la gente a ras de tierra: trabajo, desplazamientos, vacaciones, salud, hipoteca, (etc.), inmunizan contra estos dislates de las altas “capas”.

Quienes contemplaran las noticias del tiempo de Antena 3, hace un par de días, verían una curiosa foto de un auténtico y reciente tornado en Zamora. Sí, ¡sí!... en Castilla. No es tierra de tornados, pero, lo más curioso es que formado entre las elevadas nubes, en su vertiginoso desarrollo descendente no llegó a tocar el suelo, y la fuerza que contuviera se perdió entre las capas más bajas de la atmósfera. O sea, para los acostumbrados americanos por repetidos avisos de tornados a lo bestia, ¡nada! Pero, por otra parte, aquella foto era todo un símbolo. El “tornado de Zamora” no llegó al suelo; como los “cargados” despropósitos reseñados al inicio, se formó en las alturas, pero no arrasó la superficie, y ni los zamoranos se enteraron, salvo el avispado que tenia lista la cámara digital.

La gente está inmune a tornados en este rincón peninsular de la “aldea” en que se ha convertido el globo terrestre, y no se merece una ley electoral que permita tal hatajo de representantes, como los que ocupan los escaños, capaces de desencadenar tornados si prevén que han de revertir en beneficio propio.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris