Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Asiento de tribuna   -   Sección:  

El virrey destronado

Fran Villalobos
Redacción
sábado, 14 de enero de 2006, 04:41 h (CET)
Carlos Bianchi, uno de los técnicos más laureados de Sudamérica y un auténtico ídolo en Argentina, vuelve a cruzar el charco tras fracasar por segunda vez en Europa. La directiva del Atlético de Madrid, que en verano realizó un gran esfuerzo económico para sentar al técnico bonaerense junto a la ribera del Manzanares, se ha visto abocada a prescindir del Virrey a mitad de temporada por los malos resultados que el equipo ha cosechado bajo su mando.

A cuatro puntos del descenso antes de medirse a un Betis antepenúltimo y con un pie fuera de la Copa tras caer en casa ante el Zaragoza. Así termina su periplo Bianchi al frente del proyecto rojiblanco más ilusionante desde el año del doblete y que finalmente se ha tornado en una nueva decepción. Y ya van unas cuantas.

Cuatro victorias en 18 partidos de Liga y dos meses sin ganar justifican ampliamente la destitución de Bianchi, quien siempre pareció situarse un peldaño por encima de todos a la hora de hablar de fútbol. Apoyado en su glorioso currículum con Vélez Sarsfield y Boca Juniors, el argentino llegó como un salvador y se marcha sin que nadie le vaya a echar en falta. Mucho menos la prensa, que tuvo que soportar sus impertinencias en cada una de las ruedas de prensa que perpetró. En lugar de contestar, el técnico incomprendido repreguntaba a los periodistas, a quienes trataba como ignorantes con la retórica barata de quien nunca se equivoca.

Ciertamente, nadie sabe lo que vino a hacer Bianchi al Atlético de Madrid. Y es que su aportación al fútbol español ha sido nula. Con una de las mejores plantillas del Atlético de Madrid en la última década a su entera disposición, su equipo ha practicado un fútbol horroroso, con uno de los sistemas de ataque más inofensivos de la Liga y una defensa que tras la llegada del argentino dejó de funcionar. El centro del campo, simplemente, no existió.

Antes de convertirse en el cuarto técnico en caer en la presente campaña, Bianchi dejó perlas como que los jugadores argentinos parecían más inteligentes porque entendían su sistema de juego. En mal lugar deja su raciocinio a los técnicos argentinos si nos ponemos a generalizar.

Mejor no hacerlo nunca. También Gardel era argentino, se llamaba Carlos y, sin embargo, respiraba elegancia.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris