Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   Política   PP   -   Sección:   Opinión

La Complutense los cría y ellos se juntan

El triunfo del señor Pablo Casado ha levantado una polvareda de preocupación dentro de muchos corrillos políticos
Miguel Massanet
martes, 7 de agosto de 2018, 07:29 h (CET)

Se decía que a la señora Cifuentes la descabalgó de la política el fuego “amigo” de sus compañeros del PP. ¿La caza y captura judicial de la magistrada Carmen Rodríguez Medel, iniciada contra el actual presidente del PP, señor Casado, tiene los mismos fines?


Es evidente que, el triunfo del señor Pablo Casado ha levantado una polvareda de preocupación dentro de muchos corrillos políticos, tanto de las derechas más integradas en el anterior aparato del partido, presidido por don Mariano Rajoy, como entre los partidos separatistas catalanes y de las izquierdas más sectarias, que ven en este joven animoso y valiente un enemigo que reúne las características necesarias para poner en aprietos a muchos de los que ya empezaban a pensar que tenían conseguida una parte importante de su tarea de transformar a España en uno más de los países sujetos al yugo del comunismo revitalizado, que nos llegó desde Venezuela de la mano de estos universitarios de la Universidad Complutense, tantos años sometida a la dirección del señor José Carrillo el hijo y continuador del ideario comunista de su padre, don Santiago.


Tampoco ha hecho muy felices a algunos personajes de la vieja guardia de la ex vicepresidenta, señora Sáez de Santamaría, de la escuela galleguista implantada por don Mariano, donde lo principal de todo era no molestar a nadie, no provocar enfrentamientos, ceder y ceder antes de que fuera necesario enfrentarse y, cuando llegó la ocasión en la que ya no tuvieron excusa para evitar apelar a la Constitución contra la evidencia de la rebelión catalana, no tuvieron el coraje de implantar el 155 en su momento oportuno y, cuando llegó la fatalidad, en forma de proclamación de la república catalana, aunque fuera efímera, se aplicó el 155 limitado, sólo en parte, con graves carencias y dejando espacio libre para que los medios de comunicación, en manos de los rebeldes catalanes, pudieran seguir actuando en apoyo de los mismos que tomaron la insurrección catalana de su mano. Soraya fracasó lamentablemente en su gestión en Cataluña y luego, creyéndose vencedora virtual en su enfrentamiento a Casado, volvió a fracasar en sus formas, sus modos, sus planteamientos y su estrategia. Dos derrotas fueron demasiado para el ego de esta señora. Ahora, sin duda, está intentando ponerle a su antiguo adversario para la candidatura de la presidencia del partido las cosas difíciles y, sentiríamos de verdad que lo consiguiese.


La magistrada y jueza señora Carmen Rodríguez Medel, ¡qué casualidad!, pertenece a ese elenco de licenciados en derecho salidos de la Complutense, estuvo como colaboradora del señor Catalá, del equipo de la ex vicepresidenta, y fue la que consiguió hacer caer de su pedestal a la señora Cifuentes ( ella también contribuyó bastante es su defenestración) que, sin duda, era una de las personas de prestigio que podrían haberle creado problemas a Soraya en su intención evidente de ser la sucesora del señor Rajoy cuando decidiese marcharse. La magistrada se ve que le ha cogido el gusto a esto de ir investigando en los expedientes académicos y masters de los políticos, con especial hincapié en los que están relacionados con las figuras más notables y carismáticas del partido del señor Fraga.


Ahora, no se sabe si en un alarde de lucha contra los malos estudiantes o una inquina especial hacia aquellos que convalidaron asignaturas o se les aceptaron créditos para llevar a cabo el perfeccionamiento de sus estudios, esta magistrada parece que sigue en sus trece con su obsesión de amargarles la vida a todos aquellos simpatizantes del PP, entre los que me incluyo, que habíamos concebido esperanzas de que con este nuevo presidente, nuestro partido de referencia, se olvidaría de la penosa época de quienes permitieron que el separatismo en España resurgiera con una fuerza jamás esperada y que los comunistas bolivarianos se asentaran en nuestra nación sin preocuparse de llevar ante la Justicia a quienes evidentemente habían venido como avanzadilla del comunismo del señor Nicolás Maduro, para reinstaurar, otra vez, el comunismo en la de la UE. Europa.


La justicia es inapelable y quien la hace la paga. Claro que esto sucede siempre y cuando los presuntos infractores pertenecen a partidos de la derecha porque, en el caso de los delincuentes de la izquierda, bueno señores, ya estamos hablando de otros comportamientos, de unas consideraciones de sus actos menos estrictas, de unas atenuantes más influyentes y de unas eximentes más reforzadas, cuando deben ser juzgados por sus presuntos delitos como si, en realidad, las izquierdas por el simple hecho de presumir de ser los defensores de los pobres ( una tontería que se han empeñado en defender desde que Stalin se cargó a 30.000.000 de rusos enviándolos a la Siberia para que se las compusieran como pudieran. Su único delito había sido ser campesinos que no se supieron adoptar al plan concebido por el sátrapa ruso de convertir a agricultores en mecánicos de fábricas).


Seguramente, si la situación actual tuviera que ser analizada por Voltaire nos repetiría aquella frase tan lapidaria: “Decimos una necedad y a fuerza de repetirla acabamos creyéndola” El señor Sánchez se pasa el día repitiendo que estamos en un país hecho guiñapos y hay gente que, aun viendo que no es esta precisamente la situación general de nuestro país, que presenta claras evidencias de estar progresando, aumentando sus cuotas de empleo, mejorando la actividad de sus industrias y con mejoras notables en nuestras exportaciones; llega un momento en que llegan a creérselo, sólo porque no son capaces de aceptar que un partido de derechas, como es el PP, haya conseguido sacar de la situación de pre-quiebra, en la que el señor Zapatero dejó a nuestra nación a fines del 2011, para llevarla, ahora que una moción de censura ha descabalgado a Rajoy, a caer de nuevo en el peligro, de que, unas manos inexpertas y una demagogia absurda de un gobierno provisional del PSOE, únicamente empeñado en conseguir mejorar su cuota de votantes antes de que transcurra el plazo de la actual legislatura; puedan poner en peligro el futuro del pueblo español.


Hemos conseguido poner una persona capaz, animosa, preparada y con recursos para enfrentarse a toda esta horda de izquierdistas y separatistas que amenazan la integridad de nuestra nación, la instauración de regímenes que directamente afecten a todos los logros que, en estos años de paz, hemos conseguido. El señor Casado ha sido como la luz que se enciende en unas tinieblas de descorazonamiento, de desesperanza, de pesimismo y de falta de fe en un futuro que se presentaba negro en manos de un gobierno que sabíamos que no sería capaz de mantener a nuestra nación en la misma órbita de la CE, sujeto a los vaivenes de un izquierda dividida y de unos separatistas dispuestos a aceptar las carencias de nuestro dirigentes para sacar provecho de ellas en favor de sus objetivos independentistas.


No sabemos lo que va a decidir el TS, ni siquiera si va a admitir a trámite la instrucción de la jueza; pero lo que sí tenemos claro es que cuando quienes van por los rincones buscando encontrar defectos, irregularidades, pequeñas faltas o algo personal a lo que agarrarse para intentar desautorizar, desmerecer, perjudicar o arrastrar por los suelos el currículo de la vida de una persona, es evidente que este personaje denunciante, y nosotros sabemos de la vileza de tal sujeto, no es más que merecedor del desprecio de todas las personas de bien y si, de su vileza, se desprendieran graves consecuencias para el futuro de la patria, deberíamos reconocer que quienes, desde los estrados, contribuyeron a que ello tuviera lugar, podríamos afirmar que ellos también tendría su parte de culpa cuando magnificaron un hecho tan intrascendente políticamente para satisfacer su ego o sus ideas políticas.


O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, en ocasiones sentimos como sí algunos miembros de la justicia, como ha sido el caso del juez decano de Guadalajara, el señor J.Villegas, en el programa Espejo Público, ha hecho unos comentarios respecto al tema del señor Casado que se debiera de haber ahorrado, por no corresponderle a él dar una opinión en público de un tema que está sub-júdice. Evidentemente este señor tiene una opinión muy de izquierdas, lo que parece que le justifica para poner una piedra más en la acusación que pesa sobre en “investigado” ¡Gracias, hombre! Por cierto, enhorabuena señor Ónega, por la participación de su hija en dicho programa, sólo que no se entiende que forme parte de esta bazofia que todavía no se ha enterado de que los enemigos de España no son ni el PP ni Ciudadanos, sino todos estos colegas suyos que apoyan a estas izquierdas que hoy parece que se van apoderando del poder en España y que, de seguir por el camino que han emprendido, no van a tardar en acabar con ella.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris