Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

¿Elecciones ya?

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
viernes, 13 de enero de 2006, 00:00 h (CET)
¿QUÉ es más inquietante, qué lo es menos? ¿Generales que citan la Constitución en un acto público o partidos en el Gobierno que arrancan sus páginas en otro acto público? ¿Qué es más golpista? ¿O bien lo desazonante y golpeante son tantos artículos de la Constitución española de 1978 que no se cumplen, ni con el anterior Gobierno ni con éste, aunque todos hayan jurado "cumplirla y hacerla cumplir"...?

No lo sé, pero uno, que no es precisamente un entusiasta de Constituciones verticalistas y no-democráticas, o por lo menos, manifiestamente mejorables en sentido democrático como la española de 1978, comienza a sentir un cierto grado de pavor por lo que está pasando, inimaginable hace apenas unos años.

Algo grave ocurre, y a partir de esta convicción sí creo que algo o muchos algos deberían irse modificando.

Alguien camina por recodos errados. Un presidente que no sabe si preside una nación o un conglomerado de sujetos extraconstitucionales. Un Gobierno autonómico en una Comunidad bastante más plural que España en su conjunto, y que sin embargo no quiere pluralizar su propia tierra, pero exige a España no que se pluralice -que ya lo está, constitucionalmente- sino que se plurinacionalice, cuando en tal caso debía comenzar por admitir la pluranacionalidad interna de dicha Comunidad Autónoma... Y, desde luego, plantearlo como la reforma constitucional que es; de esa Constitución que uno de los partidos de dicho Gobierno autonómico arranca públicamente por las calles.

Los ricos queriendo comer aparte, sin darse cuenta de que su riqueza viene precisamente de la marginación política y económica en que se encuentran las tierras empobrecidas: artificialmente empobrecidas por esa misma política que ha hecho ricas a las ricas.

El Gobierno y sus socios jugando a romper la Constitución. Y los militares pidiendo que se respete... Algo grave sucede en este país, tan contradictorio que de alguna forma coherente debe resolverse.

Las elecciones anticipadas no sería el peor de los remedios. Y esta vez, con la verdad por delante: si alguien quiere otra Constitución, que lo exponga claramente, y asuma sus costes o sus réditos electorales.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris