Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los diablillos vuelven al colegio

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
miércoles, 11 de enero de 2006, 23:47 h (CET)
Con la instauración progresiva del genocidio del aborto bajo eufemístico título de planificación familiar o de derecho sanitario, poco más cabe que esperar para los supervivientes. “Por la noche, cuando nadie me ve, antes de dormirme, sin querer pienso, y pienso en todo lo que me han hecho, me están haciendo y me van a hacer en casa, y no puedo aguantarme más... y como no me puedo escapar, lloro. Si me vieran llorar, sería todavía mucho peor porque... les gusta hacerme daño...”. No todo lo que tiene que sufrir la desvalida infancia, pues, es cuestión acoso escolar, publicidad consumista o perversa aberración en los videojuegos.

Sintiendo con el nervioso corazón de todas aquellas pequeñas personitas supervivientes de la familia y víctimas indefensas de su abandono o violencia, no cabe menos que llegar casi a alegrarse porque, pasadas las fiestas de rigor, comience cuanto antes la escuela. No nos engañemos, contradicción donde las haya, son precisamente los progenitores (y las estadísticas aquí no mienten), quienes mayoritariamente asumen en exclusiva la autoría del reprobable sádico y cotidiano maltrato e insulto permanente, y de agresiones que van desde habituales u ocasionales moraduras y contusiones, hasta la sanguinaria mutilación ritual o, inclusive, la muerte.

Repitamos ahora, si queremos, la manida cursilada sobre lo inaguantable que se llega a poner la chiquillada cuando tiene vacaciones escolares, pero no dejemos de pensar también que en el marco del colegio, para buena parte de las criaturas se garantiza, hasta cierto punto, la oportunidad privilegiada de comer de caliente, ilustrarse, no ver la televisión a pasto, relacionarse con sus iguales, correr, pasarlo bien y sustraerse buena parte del día a la ociosidad, el desorden, y el comportamiento antisocial, agresivo, egoísta delirante y desquiciado de sus infernales hogares de referencia.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris