Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Latinoamérica vs. España

Raúl Tristán

miércoles, 11 de enero de 2006, 02:15 h (CET)
Creía que las cosas habían cambiado, pero me equivocaba.

Hablo de ciertas conclusiones a las que he llegado a raíz de las encontradas opiniones que el respetable latinoamericano ha emitido en mis escritos respecto a la situación política que se vive en países de la América Hispana, como Venezuela, Cuba, Bolivia, o Perú. Hay mucho rencor, mucho odio, mucha hiel injustificada que sirve de opio para el pueblo.

Las Américas las descubrió Cristóbal Colón para la España de los Reyes Católicos allá por 1492. En esa fecha, las exploraciones y conquistas estaban a la orden del día, por lo que, primera reflexión: aquellos conquistadores españoles eran fiel reflejo de la misma, ni mejores ni peores que sus coetáneos ingleses, franceses, portugueses, holandeses, etc...

En segundo lugar, si algo diferenció a la conquista española, fueron dos hechos fundamentales: el primero de ellos, que los conquistadores mezclaron su sangre con la de los conquistados; y el segundo, que en el seno mismo de aquellos que viajaron hasta aquellas tierras lejanas, nació el germen de la disensión, es decir, se incubó la idea del respeto a los nativos como hombres de Dios. Estos dos hechos no se produjeron en la conquista de Norteamérica por parte de Inglaterra, por ejemplo. Por eso, la población estadounidense ha sido en su mayoría una raza blanca, de descendientes directos de pecosos y pelirrojos ingleses. Los indios norteamericanos fueron exterminados sin compasión, y hasta bien entrado el siglo XX veíamos en nuestras pantallas películas que hacían campaña de los “buenos” del Séptimo de Caballería, y “los malos” indios. Así pues, los españoles se mezclaron con los indígenas, y en cierto modo tendieron a “respetar”, de un modo avanzado para los tiempos que corrían, a la población indígena. Siempre hubo excepciones, pero estamos hablando del siglo XV. Los EEUU, antes colonia de Inglaterra, ahora independientes y su mejor aliado. Y todo porque hicieron las cosas peor que España: masacraron al nativo, no lo consideraron igual, y nació una nueva nación.

Cuba logró la independencia de España en 1898, y de los EEUU en 1902. El padre de José Martí , el patriota cubano, era valenciano, y la madre de Santa Cruz de Tenerife. Estudió en Madrid y Zaragoza. Céspedes estudió en Madrid y Barcelona, e incluso intimó con Prim. Máximo Gómez era oficial del ejército español...
San Martín libertó y dio la independencia a Argentina (1816), Chile (1818) y Perú (1821). Su madre era castellana, y su padre, coronel, también. Ingresó en el ejército de España, llegando a coronel en 1812.
Belgrano, otro héroe de Argentina, estudió abogacía en España.
Francisco de Miranda, héroe de Venezuela, de padre canario, fue oficial del ejército del rey de España, como su progenitor. Después lo será del ruso, del francés,... Tendrá casa en Londres, recorrerá Europa, y hará gala de una vasta cultura. Todo ello pagado con monedas españolas...
José Gervasio Artigas, héroe del Uruguay, era capitán de la guardia española...
Simón Bolívar, héroe de Venezuela, descendiente de una familia de origen vasco, el padre coronel, con una más que adecuada posición social. Militar español, estudió en Madrid, y se “perdió” en la bulliciosa vida europea de salones y tertulias....

No seguiremos matando mitos heroicos, nunca me gustaron los hombres hechos mito, son falacias. Un hombre es un hombre, es lo único cierto que sobre él puede afirmarse.

Lo que si diré es que hacer la guerra a la metrópoli fue la moneda con la cual estos héroes pagaron a la España que les había dado de comer, que los había encumbrado, que hizo de ellos algo más que carne de cañón. Fueron traidores a la sangre que los había engendrado, Por si fuera poco, en su mayoría no eran indígenas, sino señoritos bien, criollos, hijos económicos y culturales de España. Ahora son mitos de los países que dicen liberaron. Y el error estriba en creer que esos hombres eran distintos de los conquistadores vilipendiados, cuando eran sangre de su sangre...

Latinoamérica sigue enarbolando el discurso manido del colonialismo, de la conquista, del imperialismo,... Lo que hoy es España sufrió la invasión de visigodos, celtas, de los romanos, del Islam, de cientos de pueblos y culturas que no hicieron sino enriquecer lo que en un futuro seríamos. Hay más sangre de conquistador del XV o del XVI en las venas de los que ahora alzan sus voces contra “la conquista” que en las mías propias. Ellos y no nosotros son hijos de los hijos de los hijos de aquellos conquistadores.

¿Sería lógico que los españoles de hoy clamásemos contra los romanos, o contra el Islam, o contra los ingleses o franceses que nos ganaron algunas batallas?. No, el resultado de lo que hoy es España es la suma de lo que fue y de lo que a lo largo de siglos sus habitantes han hecho de ella.

Va siendo hora de que Latinoamérica abandone el discurso autocomplaciente, la mentira de que la culpa siempre está en Europa o en Norteamérica. Son estados soberanos, que tienen mal cogidas las riendas de su devenir porque de sus entrañas han surgido durante años, desde su independencia, dictadores que solo han sabido llenar de dólares sus arcas en Suiza o en otros paraísos fiscales. Hasta Pinochet las tiene.
¿Es acaso Venezuela, o Perú, o Bolivia, responsable de que en España haya habido o una guerra civil, una dictadura, un Suárez, un González, un Aznar, un Zapatero...?. No, el pueblo español es el único responsable de su historia.

Si Latinoamérica quiere ser ella misma, lo primero que debe hacer es dejar de lado rencores ancestrales alimentados por leyendas negras nacidas de la rivalidad entre potencias de una época pasada. Debe mirar hacia si misma y reconocerse como responsable de su deriva histórica. Debe entonar el mea culpa por la ingenuidad de alzar al poder a líderes ineptos, a asesinos de masas, a ensoberbecidos ladrones.

Hasta que no se mire al espejo y se diga: “Yo soy la única responsable de mi actual situación, no los EEUU ni Europa. ¿Qué debo hacer para cambiarla?”; hasta entonces digo, no habrá futuro para Latinoamérica.

Noticias relacionadas

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”

Carles Riera, sin foto en el cartel

Perfiles

¿Será Erdogan el nuevo Saladino de Jerusalén?

¿Peligra la vida de Erdogan?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris