Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La cabeza bajo el ala no es inteligente

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 11 de enero de 2006, 02:15 h (CET)
O, los “fraudes fisiológicos”, se podía haber titulado esta columna. El organismo humano comete contra sí mismo, aunque parezca mentira, instintivamente, esta clase de “acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete”. Un ejemplo: cerrar los ojos ante una polvareda es correcto; pero, si se cierran ante la proximidad de un objeto grande y contundente, es un error, hay que tenerlos abiertos y tratar de evitarlo saliéndose de su trayectoria.

Como los grupos sociales lo forman hombres corrientes y molientes, aunque se crean, algunos, superiores a los demás, también están expuestos a cometer esa misma clase de fraudes. En los tiempos que se viven, la comunicación ha llegado a ser sorprendente por su alto desarrollo, a cualquier nivel. Tanto como para que el “pronunciamiento” de Mena en Sevilla se conociera al cabo de un rato en el Palacio Real, a las 13.30 y en plena ceremonia, a través de una grabación que hizo llegar a Bono un medio -¿cuál?... no se ha dicho-. Inmediatamente comunica al rey y al presidente del gobierno que un general se ha “pronunciado”. Siguió la conocida tarde de preocupaciones para muchos y de declaraciones apresuradas de políticos significados, además de los imaginables conciliábulos a puerta cerrada que sin duda hubo. Al día siguiente, la información de prensa a todo el país, y las distintas respuestas de quienes se iban informando, según la opinión de cada uno acerca del rumbo político del país.

Hasta aquí, una parte de la polvareda. Algunos han juzgado el “pronunciamiento” como un prudente aviso de lo que pueda suceder después. Otros, entre los que se encuentra el “diario independiente” portavoz, cuando no director, de la política que sigue el gobierno, han optado por meter, en apariencia, la cabeza bajo el ala, y titula: “El Gobierno considera un hecho aislado el 'caso Mena' tras sondear al Ejército” o lo que viene a ser lo mismo: en 24 horas, y en domingo, se ha conocido la opinión de “los militares” (?). “Al Gobierno le cogió por sorpresa el discurso que Mena pronunció el 6 de enero”, afirma, y, también, reconoce que Bono “no lo conocía de antemano; ni él, ni nadie más”. ¿Y si estaban de acuerdo los “pronunciados” en que no se supiese que lo sabían? ¿Y si el propio Bono se servía de él para dar un toque de aviso a Maragall, Carod, y adláteres? Cuando existen motivaciones colectivas los saraos son imprevisibles, y lo inteligente es evitar que arrollen.

Noticias relacionadas

¿Seguiremos soportando desplantes de la CUP y los separatistas?

¿España no es capaz de acabar, de una vez, con semejantes incordios?

Por un estado de ánimo más armónico

El ser humano tiene que despertar y hacer posible un mundo libre y responsable

Las Ramblas

Sor Consuelo: ¡Divina-mente!

Bella Rusia

Rusia está avanzando y modernizándose, pero le queda una considerable tarea en bastantes aspectos

Las cosas que deben cambiar ante el terrorismo yihadista

P. Piqueras, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris