Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Seguirá el boicot?

Manuel Anglada (Almería)
Redacción
martes, 10 de enero de 2006, 00:30 h (CET)
Se quejan los empresarios catalanes del boicot que se está llevando a cabo a los productos de esta región –boicot que no acabará en Navidad-. Ellos saben muy bien que está en su mano que dicho boicot acabe: obligar a sus políticos que retiren totalmente el Estatuto y que quede en vigencia, tal y como está, sin ninguna modificación, el actual.

No es de recibo que exijan un aumento en la cesión económica, pues ya es suficiente el dinero que del resto de España entra en Cataluña, a través de las ventas de sus productos. No debemos olvidar que durante esos “40 años” de los que tanto abominan, para evitar problemas políticos, fue instalándose en esta región y en la vasca, la industria, en lugar de haberla repartido equitativamente por todas las regiones de España, con el empobrecimiento que ello llevó aparejado al resto de regiones, y el enriquecimiento de las regiones vascongada y catalana. Este fue el motivo del fuerte movimiento migratorio hacia esas zonas. Gracias a la explotación de estas personas que ansiaban un mundo mejor para su familia, su economía llegó a los excelentes límites actuales, que le ha permitido enriquecerse y fortalecer al “Banco Nacional de Cataluña”, es decir “La Caixa”.

Hasta ahora, toda España ha tenido que comprar sus productos, en principio, por un motivo esencial, el desconocimiento de la existencia de esos mismos productos, pero de diferentes marcas. Las empresas catalanas tienen capital suficiente para poder publicitarlos, y bien es sabido que producto publicitado, producto comprado; el resto de empresas, de capital mucho más modesto, no pueden permitírselo.

Existen en España cientos de empresas que fabrican los mismos productos, incluso de mayor calidad –no sólo vinos y cavas-, pero que, por faltarles aún ese capital, no pueden darlos a conocer al amplio mercado español, y menos al internacional, de ahí que sean siempre los mismos productos los vendidos. El boicot ha sido la oportunidad para conocer muchas de esas marcas, que muchos seguiremos comprando, de esa manera, el dinero de toda España, se repartirá por todo el país, y no se quedará en su mayor parte en Cataluña, en impuestos y en ganancias por las ventas, y el resto de regiones no necesitará tanto de “su solidaridad”.

Noticias relacionadas

No neguemos la evidencia, el tiempo se nos acaba

En nuestra época hace falta otra energía más auténticamente humana

Ruedas de prensa en catalán de Trapero, Forn y Mundó

Mala educación, política independentista y falta de tacto, de las autoridades políticas catalanas, con el resto de fuerzas del orden españolas

Registro grabado en los bancos

Cada operación bancaria deberá quedar grabada en video o en audio y también las conversaciones telefónicas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris