Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La ley del interés general

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 10 de enero de 2006, 00:26 h (CET)
Existe un concepto jurídico que antaño se utilizaba a menudo, y que dado su relativismo es hoy poco utilizado, que se llama "alarma social". Acostumbrados como estamos a la variopinta interpretación de la ley por los tribunales, su máximo exponente es la lectura de la ley que hacen los dirigentes políticos, incluyendo la de la Carta Magna. No sorprende por tanto que el relativismo de la alarma social, sea sustituido por el socialista José Blanco, por el de que "la ley será interpretada y aplicada en función del interés general de este país", relacionándolo con la política anti-terrorista del Gobierno.

Que dentro del puritanismo ortoxo lo remata con que la ley está para ser aplicada y para ser interpretada por quién corresponda, evoca la memoria de la no actuación de la Fiscalía General en la ilegalización del PCTV-EHAK. Combinar paz, ley y deseo de la sociedad, no deja de ser un ejercicio de demagogia de laissez fair, laissez passer del terrorismo. La ley no entiende de paz, salvo en Estados de excepción -que en España brilla por su ausencia-. Los deseos y sentimientos no tienen valoraciones para la ley, sólo dentro del relativismo interpretativo. Tan sólo cabe el cumplimiento de la ley vigente, salvo el fraude de ley, o en caso de gravedad la negligencia o prevaricación de la ley penal. Quién hace la ley hace la trampa, que aquí se podría ampliar al subterfugio utilizado por quién debe velar por ella.

El relativismo legal, convierte el Imperio de la ley en las colonias de la normas desiguales. Que serán distintas en función del rasero con que se miren, y en función de intereses particulares, que se alejan de la igualdad de todos ante la ley, y el bien común para todos los españoles.

Noticias relacionadas

Vico

Vico nació en Nápoles en 1668 y falleció en la misma ciudad en el año 1744

Obsesionados con el franquismo 32 años después de su fallecimiento

“La vida de los muertos pervive en la memoria de los vivos” Cicerón

Oriol Junqueras, candidato secuestrado

Perfiles

Apuesta por una cultura de alianzas

Nunca es a destiempo para recomenzar

Una Europa en la que podamos creer

La declaración de París es un manifiesto elaborado por intelectuales de diez países europeos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris