Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

El reto de Evo, el 'tranquilizador'

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 10 de enero de 2006, 00:26 h (CET)
Esta figura surgida del altiplano sudamericano, ha ocupado espacio en la actualidad no por ser presidente electo de Bolivia, sino por los grandes intereses materiales que, paradójicamente, revolotean entorno del país con seis millones de habitantes, y más pobre de Hispanoamérica. Es una consecuencia en el Siglo XXI de la civilización europea introducida por los españoles hace quinientos años. De los cuales, solo dos siglos son de historia propia como nación independiente.

Mientras Felipe II contemplaba desde su famosa silla, tallada en el granito de la sierra madrileña, como crecía San Lorenzo del Escorial, es decir, su obsesión por conmemorar la victoria de San Quintín en forma de maravilla arquitectónica, los administradores españoles de los vastos territorios descubiertos en el Nuevo Continente intentaban gobernar tierras y hombres de etnias desconocidas hasta 1492. España, a diferencia de Inglaterra, Francia, Alemania, y los Países Bajos, “no tuvo nunca Colonias”, sino Virreinatos. Aún no se ha hecho justicia a esta sustancial diferencia administrativa.

Hasta 1776, el territorio formaba parte del Virreinato del Perú, pero en ese año pasó a la jurisdicción del Virreinato de Río de la Plata en Buenos Aires. Su ingente riqueza fue la plata del famoso Cerro Rico de Potosí. En 1611, era la mayor productora de este metal en el mundo, y Carlos V le había concedido el título de Villa Imperial. Cuando la plata decayó en su explotación, se desarrolló la de otros minerales y la del gas natural, que desde 1980 constituye más del cincuenta por ciento de sus exportaciones.

A la administración española sucedió, con la independencia, la de una exigua minoría de criollos que bajo su propia bandera y doctrina siguieron manejando los recursos del país a espaldas, o sobre ellas, de los indígenas (incas quechuas y aymaras –de los que Evo forma parte-), y que constituyen el 70% de la población. Además, tienen un incalculable potencial hidroeléctrico todavía no explotado. Pero, con eso y todo, es uno de los cuatro países más pobres del continente. La riqueza del suelo boliviano, no ha revertido en el conjunto de su ciudadanía que sigue siendo analfabeta y, que, hasta 1952, por esta razón, no tenía derecho a voto.

Los pormenores históricos de Bolivia han sido tormentosos y de gran inestabilidad, motivando la creencia de Fidel Castro y Che Guevara de que era el lugar más propicio para extender la revolución marxista por el continente. La muerte del Che, a manos del ejercito boliviano asesorado por norteamericanos, demuestra hasta qué punto “todo el mundo” ha tenido los ojos puestos en Bolivia. Del anterior contexto ha surgido Evo, hecho entre los indígenas que viven del cultivo de la coca. Dejando a un lado su exotismo -uno más de la variopinta América de habla hispana-, es de reconocer que ante sí tiene un reto, de nacimiento: La riqueza bajo tierra de su país, no sólo ha de beneficiar a quienes la comercializan, sea plata, mineral o gas. ¿Quién, con esfuerzo, no se pone en su lugar? En quinientos años, el setenta de la población no ha aprendido a leer, y viven en términos de gran pobreza, aunque, eso sí, con la dignidad humana desposeída de bienes materiales.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris