Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Misticismo o sexismo en Sta. Teresa

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 7 de enero de 2006, 23:31 h (CET)
No hay término medio. En la generalidad de los casos, cuando un agnóstico se acerca a una persona, de las que la Iglesia llama místicas, suele desbarrar totalmente. Al no admitir otro criterio de verdad que lo que él ve, toca, o verifica, se sitúa en una postura falsa y apriorística. Para un ciego de nacimiento le resultará imposible entender qué es el verde. Quien sólo usa gafas negras, todo lo verá negro y acabará diciendo que ese es el único color existente.

A propósito de un filme sobre la figura de Sta. Teresa de Jesús, doctora mística para la Iglesia, un ateo no verá en su rica fenomenología mística, otra cosa que una personalidad morbosa, y desequilibrada sexualmente.

El obispo Fernández lamenta que "quienes se empeñan en verlo todo bajo el prisma del sexo" aborden la figura de "una mujer que ha hecho historia antes de que llegara el movimiento feminista". "Lo curioso --continúa en su escrito-- es que quienes hacen estas propuestas descabelladas suelen acusar a la Iglesia de estar obsesionada con el sexo, de predicar sólo el sexto mandamiento (No fornicarás), y resulta que ellos ven sexo por todas partes, ven sexo hasta donde no lo hay. No saben interpretar la vida si no es a través del prisma del sexo".

El prelado arremete contra quienes identifican las experiencias místicas con la represión sexual. "Sólo desde la fe puede atisbarse en qué puede consistir la experiencia mística. Cuando uno no tiene fe, es mejor que no toque estos temas, porque los estropea, y encima piensa que está haciendo una obra de arte".

"Santa Teresa -añade- se merece un respeto. El respeto a su intimidad que otros reclaman para sí. El respeto a la verdad de lo que ella explica en su vida. El respeto a no extorsionar bajo ningún pretexto lo que son sublimes experiencias de Dios y de lo sagrado".

No cabe decirse con mayor precisión y con menos palabras, lo que es un fenómeno místico, inexplicable para los ateos que ignoran la existencia de colores.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris