Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Mentes unidireccionales

Raúl Tristán

sábado, 7 de enero de 2006, 23:30 h (CET)
A raíz de la publicación de determinados posts en mi columna “Fuego Cruzado”, en Periodista Digital, he podido constatar una triste serie de hechos que a continuación iré desgranando.

En primer lugar, destaca sobremanera la carencia más absoluta de educación, con la consiguiente falta de respeto a las opiniones ajenas y por ende al articulista y al medio en el que se expresa.

Hay individuos que no saben expresarse, en lo que no es sino un abuso despreciable de la libertad que se les concede graciablemente, pues recuerden que se puede optar por no admitir comentarios, o borrarlos simplemente. Los insultos y demás exabruptos están a la orden del día, lo cual no es sino fiel reflejo de la incultura social que nos rodea, fruto de unos cambiantes, mudables y siempre defectuosos sistemas educativos, pero también de una ausencia de juicio moral no religioso, sino humano. Si se permite hacer comentarios es para poder valorar otros puntos de vista, no para aguantar a maleducados.

Destaca también el hecho de que la gran mayoría de esos individuos emplean apodos (cada cual de lo más ridículo, pero a veces reveladores de la verdadera identidad psicopatológica que subyace tras ellos). Es la cobardía de la red, el anonimato ruin, rastrero.

Otro dato a tener en cuenta es la manifiesta incapacidad que padecen para no leer nada más que aquello que sus mentes unidireccionales les impelen a leer. Su escasa capacidad para ver los hechos objetivos, de leer entre líneas, de ironizar, de poner en duda sus ideas preconcebidas; y todo ello cuando sin adscribirse a ideología alguna, el articulista sólo pretende hacer pensar, hacer dudar. No leen con detenimiento otros artículos del mismo autor, ni siquiera dentro del mismo artículo son capaces de ver las diferentes opiniones o críticas. Son selectivos, selectivos ciegos para nada que no sea su concepción dual de un mundo de rojos y azules, de derechas e izquierdas, de buenos y malos. ¿Cuándo será capaces de criticar a ambas partes? ¿Cuándo dejarán de tener los cristales de un solo color tintados? Incultura política. No hay diálogo, discusión de ideas, puesta en común de los valores y bondades de uno y otro lado.

Más, redundando en la anterior observación: ¿cómo es posible que para los unos, el articulista sea un progre y para los otros, un facha? Porque su dicotomía mental les impide imaginar el punto medio, un punto de equilibrio entre inclinaciones políticas, el punto del gris, de la media tinta, del ni esto ni aquello, ni tu verdad ni la mía...

En fin, que lo cierto es que todo esto no te hace ser sino todavía más escéptico en la capacidad del ser humano para convivir. Mi fe en el hombre desaparece anegada bajo pruebas tan fehacientes de que aún falta mucho para poder decir que el hombre es un ser civilizado.

Noticias relacionadas

El amarillo de la vergüenza

Varios países de la Unión Europea hayan aconsejado a sus ciudadanos “no viajar a la comunidad española de Cataluña”

Sentirse acompañado es esencial para avanzar

El mundo ha de ser más corazón que poder

El PP condenado a un penoso Vía Crucis

“En este espacio de la duda, he encontrado en muchas ocasiones una especie de emisario del destino que me indica un camino favorable, o también un barquero que lleva desde la ribera de la decadencia a la renovación” Pierre Rabhi

Deleuze

Deleuze fue un filósofo y teórico social que influyó decisivamente en el siglo XX

La huelga de jueces y fiscales

Ha sido un éxito y apoyo, pero pregunto ¿Ha habido Transición en la Justicia española?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris