Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A sangre fría   -   Sección:   Opinión

Evo Morales y las ministras del Vogue

Jesús Nieto

sábado, 7 de enero de 2006, 23:31 h (CET)
Habitamos tiempos difíciles para la democracia. Si bien, esta amenaza a la impostura que nos venden como democracia no redunda en el plano institucional, sino más bien en el día a día del quehacer político. Tal dificultad, anida en que en la porción temporal que nos ha tocado vivir, el espíritu de la democracia vaga errante por los pasillos del Palacio de Congreso, aunque para las señorías pese más una bandera aldeana o una OPA que el plato de lentejas en la mesa de los españolitos.

Por esta corrupción moral de la política, afirmo hoy, con la certeza que da el intuir de todo y no saber casi de nada, un tesis que estimo tan novedosa como descabellada acerca de la actual coyuntura política, pero que dada la catadura moral de los parlamentarios, pudiera parecer inmersa en la línea de flotabilidad de la normalidad. La tesis mencionada, versa sobre el “affaire del tabaco”, o lo que es lo mismo, el tabaco como motor de la vida política de un tiempo a esta parte.

Tanto es así, que “manteniendo esta línea de investigación”, Acebes dixit, pudiéramos sentenciar que Mariano Rajoy no ha recibido a Evo Morales por la causa de que no pudiese disfrutar a sus anchas el arte del fumeque de habanos, y no mencionar de este modo, oscuras razones que pudiesen aludir a la bajeza que para un descendiente gallego de indianos, supusiera conversar con un indígena de las plantaciones.

En el otro charco del arco legislativo, el presidente que según algunos romperá España y para él mismo habrá liberado la patria plural del maligno “caldo de gallina”, recibe al líder cocalero boliviano, que embutido en un liviano jersey de punto andino, desafía el inclemente frío con sol matritense.

Una moda indígena y sencilla, de socialismo descarnado y esencia boliviana, distinta a las estampas de lujo y glamour a las que las ministras del talante nos acostumbran en la portada del Vogue.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris