Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Al borde del precipicio   -   Sección:  

Imprevisión cotidiana

Antonio Valencia
Antonio Valencia
sábado, 7 de enero de 2006, 23:21 h (CET)
Una vez más un acontecimiento imprevisto ha dejado con el culo al aire a los mandamases (¿o habría que decir mandamales?) que gobiernan el fútbol español: la gastroenteritis colectiva que afecta al Atlético de Madrid ha dejado el calendario de Copa patas arriba.

Y es que el calendario en sí es para enmarcar. Se han colocado, con la anuencia de todos los clubes, seis partidos de Copa en seis miércoles consecutivos. Y claro, si pasa algo, que ha pasado, a ver dónde nos metemos el partido afectado, porque hay una norma que impide jugar dos partidos en menos de 48 horas.

Parece increíble que nadie se haya parado a pensar, no ya en una enfermedad como es el caso, sino en algo más sencillo y habitual en esta época del año, como es un temporal de nieve. Todos los años debe aplazarse algún partido de Liga en el norte del país a consecuencia del mal tiempo. ¿Por qué no le puede tocar a un partido de Copa?

Y claro, si toca la chinita ¿qué hacemos? Pues una chapuza, aunque probablemente y teniendo en cuenta el calendario que se perpetró el pasado verano, es lo único que se podía hacer, que es atrasar una semana el partido, de modo que mientras el resto de equipos juegan la vuelta de octavos de final, Atlético y Zaragoza jugarán la ida. Pero el ridículo es que cuando unos jueguen cuartos, estos dos clubes aún estarán en octavos, y cuando lleguen a semifinales el superviviente que quede estará en cuartos.

El problema es el de siempre: falta de fechas, dicen los implicados. Falta de compromiso, diría yo. Si hubiera un mínimo de compromiso habría fútbol en Navidad (como en Inglaterra u Holanda; incluso a mediados de semana ha habido liga en Francia) y/o se empezaría la Liga a primeros de agosto (como pasa en Alemania y también en Francia, donde hace tanto calor como en España en esa época del año). Pero claro, estos son tan señoritos que quieren vacaciones en verano, en Navidad y, si les dejan, hasta en Semana Santa.

Pero también hay otro problema de siempre: que la responsabilidad no es del que pide las vacaciones, sino del que las concede en las fechas que las concede. Y es que donde no hay mata...

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris