Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Los Reyes Magos

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 7 de enero de 2006, 01:11 h (CET)
Hoy, 6 de enero, se celebra, como todos los años, en numeroso países de habla hispana el día de los Reyes Magos. El día de la Epifanía para los católicos. El día de la ilusión de los más pequeños de la casa. Y, por qué no, también de los mayores, que disfrutamos viendo las caritas entre temerosas y alegres de nuestros hijos cuando se acercan al árbol de Navidad o al belén a ver qué les han traído Baltasar, Gaspar y Melchor. ¿Habrá carbón? ¿Habrá juguetes?

Pero ¿quiénes fueron esos Reyes Magos? Es en el Evangelio según San Mateo en donde aparece la figura de estos magos (¿sabios?) de Oriente. Según la Biblia se trataba de unos “magos” que, guiados por una estrella “vinieron de Oriente buscando al nuevo rey que habría de nacer” (Mt 2, 1-12). Y lo encontraron y lo adoraron y le ofrecieron sus presentes: oro, incienso y mirra. Sin embargo la Biblia no da muchos más datos acerca de quiénes eran estos personajes ni sobre su lugar de origen. De ahí que su historia sea una de las más misteriosas que hay en la Biblia. Son muchos los historiadores y teólogos que han tratado de descifrar el arcano origen de los magos de Oriente, sus nombres e incluso su número.

¿Se trataba de astrónomos babilonios? ¿O eran sacerdotes persas de la casta sagrada de los Medas? ¿Llegaron a las pocas horas de producirse el nacimiento o, como parece más lógico, tardaron meses en llegar al portal para adorar al niño? La estrella que los guió ¿milagro o fenómeno explicable a través de la ciencia? ¿Se llamaban realmente Gaspar, Baltasar y Melchor o se establecieron estos nombres por primera vez en un Códice –fechado entre los siglos V a VII- que se encuentra en la Biblioteca de París? ¿Sabían que para los armenios no eran tres los sabios sino doce? ¿Sabían que en la ahora expoliada Salamanca se encuentra depositado un códice del siglo XV que se titula “Historia de los Reyes Magos”? ¿Sabían que la Biblia habla de tres presentes para el niño, pero que no se menciona en ningún sitio el número de magos? ¿Sabían que una pintura en el cementerio de San Pedro y San Marcelino sólo muestra a dos Reyes Magos? ¿Y que otra pintura en el cementerio de Domitila muestra a cuatro? ¿Sabían que los Reyes Magos, si partieron de Persia, debieron estar entre tres y doce meses viajando en camello hasta llegar a Belén? ¿Sabían que durante el siglo XV se representaba en algunas zonas a Baltasar como un jefe indio? ¿Sabían que en el evangelio apócrifo de San Bartolomé también aparecen estos sabios? Sabemos que fue en el siglo IV cuando se estableció el número de tres para los sabios que habían llegado de Oriente

Fue a mediados del siglo VI cuando la Iglesia Católica establece el 6 de enero como día de la Epifanía, que significa la revelación de Cristo a los gentiles como el Salvador. Es el momento en que “el mundo”, representado por los tres Reyes Magos, reconoció por primera vez el nacimiento del Señor. En el siglo VI se consideraba esta fecha como el inicio de la Navidad. Posteriormente el inicio de la Navidad fue trasladado al día 25 de diciembre.

Sí sabemos que fue un monje benedictino, Beda, el que, en el siglo XIV, habló del “rey negro” y consideraba a los Reyes Magos de Oriente como representantes de Asia, Europa y África y pensaba que simbolizaban la soberanía universal de Cristo sobre todas las razas y territorios.

A la tradición de los Reyes, exportada a los países de habla hispana, se fueron con el tiempo añadiendo otras tradiciones de origen pagano, como el Roscón de Reyes, típico de España. La tradición de celebrar esta fecha con juguetes para los niños no se estableció hasta el reciente siglo XIX, ya que anteriormente Gaspar traía sólo golosinas, miel o requesón; Melchor ropa o zapatos y Baltasar castigaba a los niños que no se habían portado bien con carbón, leña o piedras.

Como quiera que sea, anoche miles de niños, tras asistir o ver la cabalgata de Reyes por televisión, pusieron sus calcetines bajo el árbol o en el balcón, y se fueron a dormir esperando la visita de los Reyes Magos. Y seguro los pequeños hoy estarán muy contentos disfrutando de sus regalos. Porque los Reyes Magos, como buenos sabios que son, saben perfectamente qué es lo que anhelaba el chaval.

Noticias relacionadas

Cayendo en la Misandria

El feminismo como tal surgió en España en la década de los 70

La supremacía blanca y la permisividad del presidente Trump

Imponderables

Hemos de contar con las debilidades humanas...para contrarrestarlas, claro

El negativismo izquierdista como arma de lucha

Los ignorantes son los muchos, los necios son los infinitos; y así el que los tuviese a ellos de su parte, ese sería señor del mundo entero.” B. Gracián

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris