Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Conflictos y dilemas   -   Sección:   Opinión

¿Hará falta otro tsunami?

Francisco Montesano
Francisco Montesano
sábado, 7 de enero de 2006, 01:11 h (CET)
Decenas de miles de personas en numerosos puntos del océano Indico conmemoraron hoy con minutos de silencio y oraciones a las víctimas del tsunami que hace un año arrasó las costas de la región y causó la muerte de más de 220.000 personas.

El terremoto que se originó el 26 de diciembre de 2004 alcanzó el grado 9 en la escala de Richter y afectó sobre todo a Indonesia, pero también a Sri Lanka, Maldivas, Myanmar, Malasia, India, Bangladesh, Somalia y Tailandia.

En este primer aniversario también comenzó a evaluarse los efectos contraproducentes que tuvo el envío disperso y sin coordinación de la ayuda internacional. A pesar de la tragedia, los países más afectados no han logrado ponerse de acuerdo con un sistema de detección de tsunamis común. Desconfían de que sus vecinos hagan bien la tarea, según informó Ulrich Wolf, un técnico de la ONU. Según un informe de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Tailandia, Maldivas, Sri Lanka e Indonesia tendrán que esperar hasta la próxima temporada alta para que su sector turístico se recupere plenamente del desastre, en contra de las primeras cifras, que apuntaban a diciembre de 2005.

Sri Lanka, uno de los más azotados por la catástrofe, recibió cerca de 1.000 millones de dólares, menos de la mitad de los 2.810 millones de dólares ofrecidos inicialmente por la comunidad internacional
Al número de muertos se sumó más de un millón de personas sin techo, miles de animales de granja muertos y de barcos destruidos y la desaparición de importante infraestructura turística, en una zonas donde esa actividad es el recurso principal.

Pero no solo hay que pensar en la destrucción de la fuente turística ya que en Sri Lanka medio millón de personas han perdido sus hogares, sus formas de vida, y que todavía un gran porcentaje de estas personas necesita alimentos porque apenas están reconstruyen-do su vida.
Todos estos actos y conmemoraciones no hacen mas que enfrentarnos con la realidad de nuestros tiempos, en que solo se atiende lo urgente, todo es descartable, la vida pasa por un cúmulo de información constante que no podemos procesar y tampoco asimilar.

Tal vez cuando la televisión nos traiga las imágenes de otro tsunami, aparezcan otra vez voces de dolor y consuelo, promesas de ayuda humanitaria y un sin fin de propuestas para evitar que estos hechos se repitan.

El hombre vive hoy una revolución tan profunda de las comunicaciones que hace que por ejemplo estemos observando al instante lo que ocurre en otra parte del planeta como si fuera en nuestro propio barrio o podamos transmitir todo tipo de información en tiempo real a cualquier lugar del mundo.

Toda esta maravilla hace que no tomemos conciencia de la dimensión de los hechos y a poco de suceder ya estamos descubriendo otros, mientras tanto las victimas del tsunami hoy siguen con sus muertos a cuesta y millones de personas vagan sin techo ni comida por las ciudades.

Noticias relacionadas

El juicio ciudadano pretende suplantar el de los jueces

¿Se dejaría usted operar un tumor por el fontanero?

En ocasiones es preciso luchar para evitar el desastre

“Una mente cerrada es una cosa buena para perder” Anónimo

Con el tiempo tus preocupaciones marcarán tu cuerpo

Vacaciones excelentes

¿Hacen las vacaciones más humanas a las personas y efectivas en la solución de los problemas sociales?

Cuestionarlo todo

Cuestionarlo todo es una herramienta. Es sólo una llave que abre la puerta del cambio de nuestros pensamientos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris