Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El Papa y Jesucristo

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
jueves, 5 de enero de 2006, 22:56 h (CET)
El Papa, por muy Santidad que se le llame, no es Jesucristo. Es una obviedad. Entre Jesucristo y su representante en la tierra hay una distancia infinita. La que se da entre el que es la santidad por esencia, tres veces santo, y un pobre mortal, lleno de limitaciones.

El parangón entre ambos es imposible y así lo reconoce el mismo papa y el sentido común de los católicos.

Cada vez que celebra la Eucaristía este papa, como todos sus predecesores, inicia el rito diciendo en alta voz:”Yo pecador”, golpeándose el pecho tres veces. No hace teatro. Es la verdad. La realidad más real, “porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú altísimo, Jesucristo”.

Ahora bien, aceptando las debilidades y limitaciones humanas del Vicario de Cristo, lo que es exigible, a cualquier persona sensata que critica al Papa, es que no haga demagogia barata al escribir sobre lo que ignora y dar lecciones de ética a Benedicto XVI, tachando su mensaje navideño de vacío. Tal ha sido la soflama del señor José V. Cobo en Estrella Digital, palpable muestra de su atrabiliaria incontinencia verbal y mala fe antipapal y antieclesial.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris