Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ley electoral de la partidocracia

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 5 de enero de 2006, 22:56 h (CET)
Cuando los ejemplos o ideas sirven para favorecernos, vulgarmente se le llama "llevar el ascua a nuestra sardina". A propósito del Estatuto de marras, el diputado popular Jaime Ignacio del Burgo, propone reformar la ley electoral ya que la actual, garantiza "la dictadura de las minorías". Propone que se debata seria y rigurosamente la reforma, al primar las exigencias de 600.000 votos de ERC sobre Zapatero, antes que a dar respuesta al conjunto de la soberanía española. No faltándole razón en esto y en lo del debate serio, desliza el ascua de "sistemas electorales mixtos" a su sardina partidaria. Es decir, primar a los partidos que obtienen mayorías a nivel nacional, como es el caso del suyo. El PRI y su contrario.

Un debate rigurosamente constitucional pasaría por respetar la soberanía popular, diluida en partidos que responden a un mínimo común político. Las listas abiertas dentro del partido que aglutina ideas básicas comunes, interesan al pueblo para poder votar a quien defiende sus intereses, hasta que deje de ampararlos. Cada vez que el electo decide sobre una ley, recordará sus compromisos y el apoyo popular que le sostiene. La partidocracia cedería a la democracia. La democrática sociedad civil no se ve representada en los actuales partidos, en temas que les competen, como la familia, divorcio, matrimonio, aborto, etcétera. La calle lo ha demostrado. El apoyo del 25% del censo electoral a la Constitución Europea, pese al apoyo de los dos grandes partidos, es un ejemplo de la no correspondencia.

El Tribunal Constitucional protege los derechos del electo frente al Partido, cuando el primero rechaza sus directrices. Lástima que hasta ahora no se haya pronunciado por los derechos de los electores, a fin de garantizarles con su voto el ser pueblo soberano.

Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris