Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Repulsivo y maldito 2006

José Francisco Sánchez (Valencia)
Redacción
miércoles, 4 de enero de 2006, 01:45 h (CET)
Ni confeti, ni serpentinas, ni turutas, ni gorritos iridiscentes de ninguna clase; que nadie, se deje arrastrar por ilusión alguna porque, en aspectos fundamentales relativos a los derechos humanos, comienza un año en España idénticamente igual de nefasto que el que acaba de concluir en el calendario. Y el que diga lo contrario, miente.

Los medios de comunicación se encargarán de intentar ocultar con cuidadoso celo, como han hecho hasta la fecha, que sin salir de nuestro país, y durante los trescientos sesenta y cinco infames días venideros, centenares, si no miles, de niños van a resultar violenta y secretamente mutilados en sus partes con el único objeto de reprimir y mortificar irreparablemente su sexualidad.

Hoy como ayer, jueces, fiscales, policías, médicos, enfermeras, maestras, asistentes sociales, monitores, psicólogos, políticos, antropólogos, familiares, amigos y conocidos, colaborarán con su confusión ideológica, con su actuación irresponsable y con sus silencios culpables, si no con su participación directa, en la sanguinaria circuncisión no terapéutica de menores, por ejemplo, de origen magrebí, que quizás soñaban encontrar entre nosotros un respeto por el individuo desconocido en sus respectivos países de origen.

De los quince millones de criaturas sanas e inocentes son implacable e innecesariamente mutiladas en sus genitales en este mundo cada año. ¿Cuantos cientos o miles de individuos en esta escalofriante estadística constituyen la cuota que corresponde a España? Justicia, Sanidad y Educación, ni saben, ni contestan. ¿No hay represión policial alguna contra el terrorismo organizado de los torturadores profesionales y organizados de menores? Mientras los burócratas del Estado y los partidos se afanan en perseguir el humo del tabaco, por mí y por mi hijo quisiera sinceramente, olvidar todo, apretar el botón del hiperespacio, y poderme recomponer como árbol, que es apenas sensitivo...

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris