Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Fundamentalismo sanitario

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
miércoles, 4 de enero de 2006, 01:45 h (CET)
Cuando los usos y hábitos, buenos o malos, son reprimidos con multas y soluciones drásticas se habla de fundamentalismo. Cuando se hace con la ley del tabaco, no es extraño que el Defensor del Pueblo que fuma llame a la titular del ramo 'ministra fundamentalista'. Ahora nos viene con que 'si los derechos de los no fumadores no se respetan habrá que ir más lejos'. Y es que esto del relativismo de derecho depende del cristal con que se mire, ya que nos filtran que harán otra ley con el alcohol. En los países donde las democracias fuertes protegen la libertad, el fundamentalismo está proscrito, so capa de la reacción contraria a lo que se pretendía. Amén del aumento de ilegalidades aún mayores que nos recuerdan a la ley seca. Lástima que Salgado no sea la cuota paritaria de Elliot Ness en el siglo XXI.

La promiscuidad y el fomento del preservativo es un derecho del usuario, pero no por lo visto del no nacido. Casi 85.000 abortos registrados en España. Pero volviendo al tabaco, la ley dice que se destinarán locales para fumadores en una no superficie superior al 10% en unos casos y al 30% en otros, hasta las habitaciones de los hoteles. Como si no pudieran existir clubes privados de fumadores en pipa o de puros habanos, tan propios de uno de los amigos de este Gobierno. Abundando en esto de los derechos, como el de la salud y un corazón sano, no sería mala idea la de aislar a políticos y dirigentes que se erigen en nuestros pastores de la prohibición y el tentetieso. Para eso disponer en los lugares públicos y privados, aparte de las salidas de emergencia, accesos independientes y locales con superficies no mayor a la proporción de éstos entre la población. Se incluyen los medios de comunicación, así gozaríamos el derecho saludable de no tenerlos hasta en la sopa, y en la Opa. Que suplicio de fundamentalismo barato, y con tan poco coeficiente intelectual.

Noticias relacionadas

Trump, los supremacistas y el White Power

¿La condescendencia de Trump con los supremacistas provocará el despertar de las Fraternidades negras?

Africanización importada desde Nigeria a Paraguay

El escándalo generado en Paraguay con la visita de un pastor nigeriano derivaron en una airada reacción de profesionales de la salud y parlamentarios

Juana Rivas, las vacaciones y el Constitucional

No soy jurista y no acepto que el Alto Tribunal argumente, en vacaciones, en las formas y no entre en el caso cuando se trata de un recurso de amparo

Hay que parar los discursos de odio.

Vivimos tiempos repelentes, donde nadie escucha al corazón y el corazón es nuestra gnosis

Del aeropuerto del Prat a Antonio Machado

Todo vale, incluso la tergiversación, contra Catalunya
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris