Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Un año de felicidad

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 3 de enero de 2006, 00:43 h (CET)
Cuando estas líneas salgan publicadas habrá terminado el año 2005. El segundo año de la era ZP. El segundo año de felicidad "planetaria".

¡Qué bien marcha nuestra economía con las “no-medidas” adoptadas por el Ministro Solbes! Yo he notado que la cesta de la compra me sale cada día más cara. Lo que hace unos meses me costaba un euro ahora me cuesta uno y medio. Pero eso ¿a quién le importa?

Crecemos a un ritmo superior al 3%. Y ahora, para celebrarlo, nos suben la luz y el gas. Más españoles, pese al crecimiento de la economía a un ritmo del 3,5% del PIB - ocultan que el crecimiento de la población ya no es cero sino que hemos crecido un 2%, con lo cual el crecimiento real para los ciudadanos es de un mísero 1,5%-, tendrán problemas para llegar a fin de mes. Pero eso ¿a quién le importa? Y se anuncian subidas de hipotecas. Pero esto no toca este año. Y, además, ¿a quién le importa? ¿Qué la negociación en la Cumbre de Bruselas ha sido un completo desastre? ¿A quién le importa? Por primera vez en diez años los salarios pierden poder adquisitivo. Que no extrañe a nadie que en la última encuesta del CIS la mayoría de españoles piensen que la economía no ha mejorado un ápice. Y es que la propaganda está muy bien pero los ciudadanos viven y trabajan en el mundo real. Pero esto ¿a quién le importa?

Por otro lado este año ha sido, sin duda, el año del talante. ¿No notan ustedes cómo ha terminado la crispación de los gobiernos Aznar? Sí, este año ha habido en Madrid tres gigantescas manifestaciones: la de la familia, la LOE y la AVT. Pero ¿qué más da? ¿No ven la felicidad que respiran, por fin, los oprimidos Carod-o-cómo-se-llame, Durán i Lleida o Ibarretxe-presupuestos-aprobados? Bueno, vale, estoy exagerando. Felicidad tampoco. Que esos tres siempre encuentran algún motivo de queja.

¿Qué se ha detenido ilegalmente a dos personas por el mero hecho de militar en un partido político determinado, después de que un Ministro se inventara una agresión? Tonterías… ¿No han visto la cara de felicidad que rezuman los españoles por los logros sociales del gobierno? 300 parejas homosexuales, de los millones y millones que hay según nos contaba la Vicepresidenta, han podido contraer matrimonio. Y todos felices.

Felices están también las víctimas del terrorismo de ETA. Al fin y al cabo ahora les han puesto ahí a un Abuelo-Comisario que se encargará de ellas. ¿Qué Zapatero no ha condenado ninguno de los más de veinte atentados cometidos por ETA en los últimos tiempos? ¿A quién le importa? ¿Qué el Gobierno anda en negociaciones secretas desde vaya usted a saber cuándo con los asesinos? ¿Qué la AVT, que representa al 90% de las víctimas del terrorismo, está siendo insultada, vejada y ninguneada por el Gobierno y anda indignada? No dejen que esos “quejicas” empañen la felicidad que nos ha traído Zapatero.

¿Y qué me dicen de las alegrías que hemos propiciado a grandes demócratas como Chávez, Castro o Mohammed VI? A ver si con un poco de suerte a lo largo de 2006 conseguimos alegrar a Evo Morales o al de Corea del Norte. Aunque siempre nos quedará Obiang. Le entregamos a Severo Moto –en ello estamos- y ya verán qué alegría.

Salamanca rebosa estos días felicidad. Pronto la Ministra Calvo, con nocturnidad y alevosía, irrumpirá en su Archivo y lo destrozará. Y Carod-o-cómo-se-llame se pondrá aún más contento.

¡Y los militares! Ellos que se veían ya convertidos en ONG por obra y gracia de un ministro medallista de Defensa que prefiere “morir a matar”. Pues de eso nada. Ahí siguen, defendiendo la libertad y la democracia bajo mando estadounidense en Irak.

¿No están de acuerdo? Sí, ya sé que mucho más de media España anda encabritada con la continua rendición de ZP ante los nacionalistas o con sus negociaciones en secreto con los batasunos. También sé que muchísimos padres andan preocupados por el negro futuro educativo que espera a sus hijos. O que muchos andan preocupados por la inmigración descontrolada o por la balcanización de España. O que las amas de casa se las ven y se las desean para llegar a fin de mes. O que las familias están desesperadas porque no reciben ayuda alguna, mientras ven cómo se da dinero a espuertas a instituciones como “Omnium Cultural”. ¿Y qué me dicen de las 500 familias del Carmelo que siguen sin vivienda? O que los fumadores andan asustados con esa ley que les han impuesto. Otros andan enfadadísimos –más de setecientos mil- con los ataques contra la libertad de prensa, expresión y por el retroceso de derechos civiles y libertades públicas que estamos sufriendo los españoles. Los católicos andan anonadados con esa especia de persecución que vienen sufriendo. Sí, también sé que otros están indignados al ver que el PSOE apoya unos presupuestos vascos que niegan ayudas a las víctimas del terrorismo y se las conceden a las familias de los asesinos.

Pero hombre, todo eso ¿acaso tiene importancia? Lo importante es el "patriotismo social" que nos llevará al "nuevo orden mundial". Y como muestra, ahí tienen el “Estatut”. Sonrían, por favor.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris