Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Una historia navideña real

Quinto Máximo
Redacción
lunes, 2 de enero de 2006, 03:35 h (CET)
Como todos ustedes saben, Robin Hood es un famoso personaje que destacaba respecto a sus semejantes por dos razones: por sus certeros flechazos y porque robaba a los ricos para donarlo a los pobres.

La nueva Ley 13/2005, de 11 de noviembre, de medidas para la vivienda protegida y el suelo, aprobada recientemente por la Junta de Andalucía, representa una solución, adaptada desde el punto de vista de la Junta de Andalucía, a la situación de la vivienda. Mediante esta Ley, la Junta adopta el personaje de un Robin Hood moderno, en versión mejorada, pero que a diferencia del auténtico roba a unos pobres para darlo a otros pobres… porque los ricos de verdad ya no se dejan robar.

Desde mi punto de vista, que he vivido 15 años en una VPO, estos ciudadanos se caracterizan tanto por su normalidad como por su tesón y trabajo. Representan la base trabajadora del país y mediante su esfuerzo diario intentan sacar adelante a su familia, como mejor pueden y las circunstancias les dejan.

Dicen que al que se le da no elige y el pobre menos. Vivir en una VPO no es mas que un guiño del destino; a mi me tocó. Quince años después tengo una familia numerosa y el piso de 83 m2 se me queda pequeño. Según la Ley, tengo derecho a una vivienda protegida de 120 m2, que me imagino que me la tendrán reservada en el cielo porque en mi ciudad no se encuentra.

Vista la situación no me queda otra solución que buscar en el mercado libre de vivienda, donde sí que podría encontrarla. Pero todos sabemos lo que pasa; con lo que ganas, de autónomo y con las cosas como están es lo mismo que si no existiera.

Cuando daba todo por perdido surge una buena oportunidad, ¡¡a precio de mercado libre claro!! Mediante una ayuda de mis padres, los ahorros, la venta del piso de protección oficial y una hipoteca de por vida, me compro una vivienda mayor. Aunque no lo veo del todo claro la gente me anima, así que me digo que, total, el que no se moja no se embarca, que nunca se ha escrito nada de los cobardes y que mis hijas necesitan un buen sitio para estudiar.

Pues bien, no se le ocurra ser valiente, porque los planes parece que se hacen para no cumplirse y en este Estado de derecho o uno es un jurista de los buenos o te conviertes en un pelele de la Administración, que a golpe de Leyes y Decretos te atiza desde un lado y desde el otro.

El día 23 de diciembre, no me había tocado el Gordo, pero me tocaba cobrar la venta de mi piso VPO. Al llegar a la notaría para firmar las escrituras me dicen que no se pueden firmar porque ha salido una nueva disposición de la Junta de Andalucía, la Ley 13/2005, que afecta a mi vivienda. La Ley es tan confusa que, ¡oh sorpresa!, nadie sabe por donde cogerla.

Aquí es donde recibo un certero flechazo, al más puro estilo Robin Hood, en la línea de flotación de mi economía que, al instante, empieza a hacer agua a la vez que se cercena un primer derecho básico: disponer de mi vivienda de manera inmediata. Puedo seguir vendiéndola, pero sólo después de cumplir una serie de trámites que me impone la nueva Ley y que antes no existían.

Esta Ley dice que tengo que notificar mi intención de vender el piso a la Junta de Andalucía, la cual se reserva un derecho de tanteo de mi vivienda por un plazo de 60 días, es decir, que dentro de ese plazo pueden comprarla al precio máximo que marca la Ley. Así que ahora me encuentro con que la Junta de Andalucía, interpretando lo que dice la Ley, puede comprar y además fijar el precio de la misma. !! Olé la seguridad jurídica!!, que se va a tomar por donde ustedes saben.

El hecho es que pueden comprar mi vivienda al precio que ellos dicen, y si no estoy de acuerdo sólo queda recurrir a la justicia que es la que interpreta las leyes. Claro, que para entonces mi solvencia se habrá ido al garete, no habré podido hacer frente a la hipoteca y habré tenido que dar marcha atrás asumiendo unas enormes pérdidas. Toque de retirada y vuelta a la vivienda de protección oficial, eso si antes no me la expropian por llevar más de tres meses vacía… ¿qué les parece?

Lo curioso de todo este asunto es que si tuviera una economía más saneada todo serían ventajas, podría alquilar mi vivienda y esperar a que pasasen los 9 años que le quedan para ser de renta libre, pudiendo percibir en ese momento las plusvalías acumuladas en los 30 años de protección oficial. Si compras una VPO cuando le quede poco para cumplir este plazo, tienes derecho a todas las plusvalías. Te ha tocado la lotería a costa del pobre que tuvo que vender.

Por lo tanto imagínense la estampa: todos en el agua manteniéndonos a flote como buenamente podemos, para no hundirnos, y de repente llega el héroe de turno, sin superpoderes, sin Zodiac, sin un maldito flotador, ni tan siquiera una botella de gaseosa vacía y con tapón y pretende salvar a los que se ahogan pisando sobre las cabezas de los que se sostienen… curioso, ¿verdad?

Algunos dirán que ésto es especulación, que teníamos que ir a la cárcel, que si nos metimos en una VPO ya sabíamos lo que había; en definitiva, la misma sensibilidad e inteligencia del que ante el naufragio de una patera cargada de inmigrantes comenta que ya se podían haber comprado una lancha que no hiciera agua.

Moraleja: al igual que a veces los árboles no dejan ver el bosque, las leyes no dejan ver la justicia.

Suscribe:
- Copropietario de otra vivienda con el banco.
- Padre de familia feliz.
- Alguien que a partir de mañana no se tiene que quitar de fumar.
- En resumen: un bicho raro.
Noticias relacionadas

No neguemos la evidencia, el tiempo se nos acaba

En nuestra época hace falta otra energía más auténticamente humana

Ruedas de prensa en catalán de Trapero, Forn y Mundó

Mala educación, política independentista y falta de tacto, de las autoridades políticas catalanas, con el resto de fuerzas del orden españolas

Registro grabado en los bancos

Cada operación bancaria deberá quedar grabada en video o en audio y también las conversaciones telefónicas

¿Qué puedo hacer yo?

Hasta hoy, el siglo XXI ha sido una sangría inquietantemente evolutiva de Derechos humanos. Dejemos las lamentaciones para iniciar las reparaciones

Okupas, terrorismo y protocolo

“Hay algunos tan obsesionados por la prudencia que, a trueque de evitar cualquier error minúsculo, hacen de toda su vida un error” A. Graf
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris