Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   CUENTO   Arte   Creaciones  

Examen de reválida

Un cuento breve de Francisco Castro Guerra
Francisco Castro Guerra
@FranKastroMod
jueves, 5 de julio de 2018, 06:42 h (CET)

Unos viajeros caminan apresurados hacia la estación. Entre ellos van dos estudiantes que tienen que realizar los exámenes de reválida en la cuidad. España rural en la década de1960, nada está cerca, para llegar a todo siempre hay que viajar.


Billete de ida y vuelta a la capital, son algo más económicos. Aunque, pensándolo bien, uno de los estudiantes desearía coger uno de ida y no regresar jamás a este pueblo de comadres e intolerantes. En su cartera de cuero, además de los libros, lleva dos cuadernos atiborrados de frases, poemas y pensamientos. También tiene docenas de cartas mataselladas. Correspondencia de ida y vuelta con un amor imposible.


Pasa el camino pensativo. Su vida solitaria es tan dura en su pueblo. Diecisiete años y ninguna amistad, solo sus libros y la escritura. Por eso, esta ilusión ante el hallazgo de un par, de una persona capaz de entenderlo, de compartir su hastío del mundo, le ha dado una nueva visión de la vida.


Dos años carteándose con profusión y un amor que ha ido horneándose con el mejor de los cuidados. Un amor como pocos existen, a pesar de no haberse visto más que tres veces. Eso viene meditando durante el trayecto. Cuando el tren comienza a entrar parsimonioso en la estación, el estudiante termina de escribir un nuevo poema.


Los viajeros caminan por el andén en dirección a la puerta de la estación. El estudiante, con sus libros y cuadernos a resguardo, camina taciturno. Un empleado del ferrocarril, con un flamante uniforme de botones dorados, mira con desinterés a la procesión de viajeros. Es un hombre de treinta años, infelizmente casado. Casi al final de la ristra de viajeros está el estudiante. Ferroviario y estudiante cruzan sus miradas durante apenas dos segundos. No se dirigen la palabra, pero saben mucho el uno del otro. Cientos de cartas intercambiadas lo atestiguan.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Pocha está pocha

Un poema de Aurora Varela

El cariño

Un microcuento de Esther Videgain

Me dan sanas alegrías

Un poema de Aurora Varela

Nosotras ya estamos en las calles

Entrevista a la poeta Emma Pedreira

Los árboles hermosos son

Un poema de Aurora Varela
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris