Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Rita, hada mágica

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 30 de diciembre de 2005, 00:01 h (CET)
En mi niñez, y creo que también ahora, jugábamos a intercambiar cromos. Recuerdo unos preciosos que se conseguían en las pastillas del “Avecrem”- sustituto de los caldos de gallina- y otros cuyos sobres compraba en la “paraeta” de la esquina donde aprendí a leer a Richard Kypling gracias al “Kim de la India” que también sería llevado a la pantalla de los cines. Si nos faltaba algún cromo para completar la colección-en otras estaban Ramallets, Zarra o Gainza- intentábamos cambiarlos con los compañeros de clase. Siempre había algún cromo difícil, aquel que tardaba más en salir o nunca veía la luz, y éste valía muchos más cromos en el trueque.

La señora alcaldesa de Valencia, que si fuera chico hubiera hecho la “mili” conmigo-tal vez le sobre el ardor guerrero que a mí me faltó- también cambiaria cromos. Supongo que de princesas y príncipes que es lo que tocaba en las niñas de su edad. Pero en su subconsciente, al parecer, ha quedado instaurada la cultura del cambalache y ahora que ostenta la vara de mando de la ciudad continua ejercitando el cambio de cromos. Aunque en esta ocasión no se perfila como una chica lista y la parte contraria le mete todos los goles, no ya esos goles preciosos que entran por la escuadra y que todos los buenos aficionados al fútbol aplaudimos, los goles que le meten a nuestra alcaldesa son esos goles ridículos que pasan entre las piernas del cancerbero sin que éste muestre muestras de darse cuenta.

Hace unos días firmó un convenio con el presidente del Valencia, uno de los más conocidos constructores de la ciudad, y efectuó un cambio de cromos que ha dejado a la ciudad sin bragas y a lo loco. Por un lado ha cambiado la calificación del viejo Mestalla- campo donde el Valencia viene jugando desde hace años- para que en sus terrenos se pueda construir. Incluso ha dado calles- que son de toda la ciudad- al club de fútbol. Por el otro ha trocado la calificación de 90.000 metros cuadrados sitos en la avenida de las Cortes Valencianas- el nombre de la vía no podía ser más apropiado- de ser “terrenos para uso deportivo y social” en “terrenos terciarios”. Y, los más grave, los ha donado con una contraprestación extraña a una sociedad anónima cuyo principal accionista es Juan Soler, uno de los principales constructores de la ciudad.

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, ha hecho de hada madrina de la empresa del Sr. Soler y le ha regalado una parte muy importante del patrimonio de los valencianos, debe ser el espíritu navideño. Como contrapartida la empresa constructora- o el Valencia Club de fútbol- que ya no sé cuál es cual, se compromete a entregar a los valencianos 70.000 metros cuadrados de terrenos sin especificar dónde ni cuando. Señores el pelotazo urbanístico está servido.

Y si a alguien se le ocurre criticar está bajada de pantalones, o faldas que aquí tenemos alcaldesa, será tachado de mal valenciano ya que nuestro primer equipo pasea del nombre de la ciudad por el mundo de derrota en derrota hasta la victoria final. A ellos les da lo mismo que el Valencia gane o pierd finales de la Champions, sólo les interesa que su cuenta de resultados vaya en aumento. Ahora podrán construir torres de lujo en el viejo Mestalla mientras los barrios de la ciudad seguirán sin equipamientos deportivos y sociales para los moradores de la ciudad. Ahora podrán construir en terrenos de huerta que en su día se expropiaron a los agricultores- a precio de terreno rústico- toda una zona comercial que servirá para que hagan caja los de siempre.

Estamos ante una permuta de terrenos que no se sabe cuando nos darán ni en qué lugar. Esto, al parecer, es ilegal. Pero ya se sabe que la justicia es lenta y aunque algún grupo municipal ose presentar reclamaciones en los tribunales dentro de unos años el viejo Mestalla será un mar de pisos aptos para la especulación y el Valencia jugará en un estadio con nombre comercial.

Y los valencianos seguiremos igual. Ya lo dijo el Conde-Duque de Olivares “somos un pueblo muelle y flojo” y nuestro sino es que las autoridades, sean del color que sean, están dispuestas a olvidar que somos ciudadanos y seguirán tratándonos como súbditos. Es nuestro sino. Nos han hecho olvidar la historia de una tierra donde existieron las Germanías y en la que el anarquismo y la revolución contra los poderes establecidos tuvo su cuna. Mientras, mis paisanos seguirán votando a ese tótem de la derecha más retrograda y populachera llamada Rita Barberá cuyo padre fue uno de los primeros directores del periódico Levante cuando las tropas de Franco llegaron, victoriosas y vengativas, a estas tierras y seguiremos cantando en nuestro himno aquello de “ofrendar nuevas glorias a España”.Un día de estos pediré asilo político en Catalunya donde el maldito tripartito ha establecido que las pensiones que no lleguen a los 7.000 euros anuales tengan una compensación para alcanzar esta cantidad. Aquí mi alcaldesa sigue cobrando tres euros y medio a los pobres que van a comer a los comedores sociales e imponiendo multas de treinta euros a los que duermen entre cartones por ensuciar la ciudad.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris