Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

Cuando se va un mito

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 28 de diciembre de 2005, 22:54 h (CET)
Si sigue con suerte, Di Stefano seguirá entre nosotros durante unos cuantos años más y lo ocurrido está semana será recordado como un susto consecuencia de la edad.

En esta ocasión, el mito futbolístico se ha salvado pero van pasando los años y los jugadores que llenaron de gloria días pasados van cayendo.
Pese a que la edad no perdona, las grandes estrellas futbolísticas serán recordadas siempre.

Los mitos futbolísticos son aquellos jugadores que sobresalen entre los demás y de esos hay pocos. Según va avanzando el fútbol, estos jugadores extraordinarios son más difíciles de encontrar, pues este deporte es cada vez más igualado.
Seguramente, si ahora pusiésemos a jugar a Pelé, a Di Stefano o a Johan Cruyff, ninguno de ellos destacaría sobre los demás, porque el fútbol ha cambiado, predominan las tácticas sobre el juego, y más vale no perder que ganar. La misión de estos jugadores era dar espectáculo y salvo excepciones contadas hoy por hoy, estos jugadores no existen.

Si a Pelé lo conocemos todos, es gracias a sus goles, lo mismo ocurre con Kempes o con Kubala. Sin los videos de sus jugadas increíbles y de sus goles imposibles sabríamos que existieron pero porque la gente de esa época los recordaría, pero ni mucho menos llegarían a ser considerados casi héroes como ahora lo son.

Cuando un mito se va, sólo desaparece parte de él. La afición del fútbol nunca olvida a una gran estrella. Quizá en el futuro sea difícil recordar a todos los cracks del fútbol actual, pero los anteriores, los que hicieron disfrutar al público en tiempos difíciles, esos nunca serán olvidados.

Nadie sería capaz de afirmar que la persona, el jugador de fútbol que le hizo vibrar y olvidar sus problemas durante 90 minutos ha desaparecido. Es lo bonito del fútbol, los momentos en los que los jugadores consiguen que toda una afición, una ciudad o un país estén juntos, sin malas caras ni prisas.

El fútbol une pasiones y une naciones. Si Di Stefano decide irse, no irá muy lejos porque en todo momento estará presente en el fútbol. Aquella persona que hizo evolucionar ese deporte en el que se pegan patadas a un balón no podrá desaparecer de la noche a la mañana.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris