Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   A bocajarro   -   Sección:  

¿Otro parche?

Antonio Valimaña
Redacción
miércoles, 28 de diciembre de 2005, 22:54 h (CET)
Arrigo Sacchi puso fin a su estancia en la Casa Blanca del fútbol. El cese del brasileño Wanderley Luxemburgo dejó en evidencia las dotes de un técnico italiano, ahora director deportivo, que no pudo devolverle a los blancos todo aquello que en su día le quitase cuando dirigía al Milán de los Baresi, Gullit, Rijkaard y Van Basten. La marcha del italiano fue voluntaria, decidida, pese a los intentos de Florentino por impedirlo. Obviamente, la huida de Sacchi deja una conclusión, y esa no es otra que el Real Madrid es, a día de hoy, un barco a la deriva.

Soluciones de urgencia
El adiós de Luxemburgo dio lugar a que un técnico de la casa cogiera las riendas del club. López Caro, técnico del Real Madrid Castilla hasta ese momento, no rehusó la tentativa y decidió aceptar uno de los mayores sueños y retos de su vida. El reto está ahora en su mano, y es que de aquí a final de temporada él será el responsable de que el conjunto de Concha Espina logre un título que devuelva la ilusión a la parroquia madridista. Todos saben que no será fácil, pues no depende única y exclusivamente de él, sino de una plantilla que no da la talla en las últimas temporadas. Ahora esa plantilla será la que tenga que devolver la ilusión una afición dormida y desesperanzada. Mientras tanto, Benito Floro, sustituto de Sacchi, trabajará por recomponer a los blancos de cara a nuevos envites, unos envites en los que es posible que una gran parte de la plantilla actual no forme parte. La batuta la tiene él, siempre que Florentino le otorgue margen de maniobra. ¿Solución o remiendo?

La raíz del problema
Luxemburgo o López Caro, Sacchi o Floro, qué más da que da lo mismo. El inconveniente del Real Madrid no es ese, el verdadero y auténtico problema está en el terreno de juego. La solución parte de los protagonistas del cuero, ellos son los que logren o no los objetivos, en ellos está la clave. Pero no sólo en los galácticos, sino también en la directiva, y es que Florentino ha elaborado un plantel a su capricho. El tiempo da y quita razones, y la compenetración puede más que el individualismo. Florentino ha terminado un ciclo, ahora es el momento de otros. Mientras, los remiendos continúan y el club más laureado del mundo en el siglo XX se estanca en la mediocridad. Llegó el momento de la alternativa.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris