Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia y el año nuevo

Olga Sobolevskaia
Redacción
miércoles, 28 de diciembre de 2005, 00:55 h (CET)
Árboles de Navidad tejidos, de cristal, trenzados, de globos hinchados, de alambre y tela y, al fin, Árboles de Navidad verdaderos traídos de bosques… Ahora adornan las calles de Moscú desde comienzos de diciembre. En tiempos pasados se adornaban con troneras de papel, juguetes hinchados, animalitos del cartón piedra, piñas de plástico. Ahora los árboles de Navidad se adornan con ángeles volando, costosas bolas doradas, collares, lazos y … perritos de fuego.

El principal árbol de Navidad de Rusia, que tiene una altura de 32 metros, ha llegado al Kremlin el pasado 20 de diciembre desde Veliki Ustiug proclamado patria chica de “Ded Moroz” (Abuelo Frío) que es hermano ruso de Santa Claus y Papá Noel. Será adornado con 8 500 juguetes, la estrella de rubí que lo corona y una guirnalda de 4 500 bombillas. Ellos se encenderán el 27 de diciembre.

Pero la “campaña de Año Nuevo” en Moscú comenzará mucho antes. La iniciarán las autoridades de la ciudad, las tiendas, los clubes de noche, las compañías turísticas, los restaurantes y hoteles. Todos tienen sus ofertas que impulsan la demanda. Grandes corporaciones inventan sus variantes de celebración del Año Nuevo ya en noviembre, escogiendo lugares de las tertulias, encargan Árboles de Navidad para la oficina. Los mercados de Árboles de Navidad invitan al público: en todas partes se ven mensajes publicitarios y anuncios en los medios de comunicación. Las ventas de Año Nuevo prometen rebajas inauditas. Y la gente se deja llevar por dulces ilusiones: las tiendas están de bote en bote, por doquier reina la euforia, se compran provisiones con tanta abundancia como si la gente se propusiera encerrarse en sus casas al menos por un mes. Se gasta dinero en vestidos de noche, oro y plata, para celebrar la fiesta “no peor que los otros”. Los salones de belleza prometen milagros de la rejuvenescencia navideña, y las señoras confían su destino a los magos cosmetológicos. ¡Una sesión de mesoterapia mágica cuesta cerca de 2 500 rublos!

Los perros, que según el calendario oriental son el símbolo del año 2006, se hacen de chocolate, bandadas enteras de estos animales velludos, tanto mudos como los que saben ladrar, miran desde los escaparates de los boutiques y los quioscos baratos en el metropolitano. Se compra 5-10 perritos a la vez, que son de cerámica, de cristal, plástico, lana para hacer felices a los suyos y colegas y lograr que el próximo año el destino sea favorable. Se compran champán (en la Noche Vieja lo bebe el 60 % de los rusos) y aguardiente (37 %). Comienza el tiempo de la gloria de los Abuelos Fríos pues sus servicios se compran en grueso: a los más aclamados de Año Nuevo los invitan oficinas y familias para alegrar a los niños. En Moscú y otras megápolis se fundan “escuelas de Abuelos Fríos” que suministran urgentemente al mercado magos navideños. La escuela principal de Abuelos Fríos en Moscú (ya tiene 5 años) este año trabaja del 6 al 24 de diciembre. El Abuelo Frío de toda Rusia habitualmente llega a Moscú desde Veliki Ustiug.

La industria de Año Nuevo es un negocio lucrativo. Incluso sin la publicidad de Año Nuevo, que predomina en las pantallas de TV en diciembre, aumentan mucho las ventas en las tiendas de cosméticos, dulces, en las librerías y los supermercados que venden mercancías para la casa. Según datos estadísticos, los rusos regalan más a menudo productos que se venden en todas estas tiendas. A algunas tiendas el boom de Año Nuevo les asegura un tercio de la ganancia anual o hasta más. Desde hace mucho se sabe ya sin investigaciones de marketing ni sondeos de opinión que el Año Nuevo es la fiesta más preferida de los rusos que estos días no escatiman los gastos. La Navidad católica, por más que la elogien las tiendas y restaurantes, ni remotamente se aproxima al Año Nuevo por su popularidad.

La fiesta de Año Nuevo la celebra el 95 % de los rusos; la Navidad Ortodoxa, un 64 %. Ahora las fiestas oficialmente se prolongan por 10 días, incluido el tiempo después de la Navidad Ortodoxa del 6 al 7 de enero. Durante estas vacaciones un número cada vez mayor de rusos emprenden viajes al extranjero, viajes cuya geografía se extiende desde la provincia de Moscú hasta Tailandia, Islas Seycheles, Cuba e incluso Australia. Los viajes turísticos a lugares exóticos comienzan a comprarse desde agosto.

El año pasado ha mostrado que resulta algo aburrido pasar estas largas vacaciones en casa. Durante este período los rusos tienen bastante tiempo descansar en casa, celebrar la fiesta con sus parientes y amigos, engordar unos 2-3 kg, sufrir de dolor de cabeza a causa de la cantidad de bebidas alcohólicas consumidas, ir al cine, hartarse de pasear, cansarse de los fuegos artificiales y ver variedades en la televisión (las mismas fisonomías de año en año), ir al baño turco y hacer un montón de promesas a sí mismo y a los suyos. La nación parece beneficiarse de estas fiestas desde el punto de vista demográfico: el septiembre pasado se registró el boom de la natalidad. Por otro lado, Rusia es todavía un país agrario, y por tanto las fiestas largas de mayo son mucho más preferibles que las de enero. Los rusos tienen tiempo para trabajar la tierra en mayo en sus casas de campo. El parlamento ya sostiene debates sobre la posibilidad de anular las largas vacaciones de enero.

La televisión ya promueve todo un ciclo de programas de Año Nuevo. Las revistas describen cómo las "estrellas" celebran las fiestas navideñas. Igual que antes, Rusia de nuevo está en espera de milagros.

____________________

Olga Sobolevskaia es comentarista de RIA Novosti.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris